miércoles, agosto 17, 2011

BUFFALO TOM

Hay grupos que nunca llegarán a ser famosos, su nombre aparecerá por un período entre las páginas de la historia del rock, será observado por unos pocos y muy pocos serán recordados con afecto y pesar cuando se "pierden en la oscuridad ". Esta es la historia de uno de esos grupos. Buffalo Tom nacieron a finales de los años 80, cuando tres niños de los alrededores de Boston, se matricularon en la Universidad de Massachusetts, y empezaron a tocar juntos (Bill Janowitz en guitarra y voz, Chris Colbourne en el bajo, Tom Maginnis en la batería), inspirada notablemente en la era del rock alternativo, en particular la fusión de la melodía y el sonido de Husker Du, el sonido guitarrero nervioso de los Pixies, y la guitarra salvaje de Dinosaur Jr. Y es gracias a la complicidad de los componentes de este último, J Mascis, en cualidad de mentor y productor, el terceto de Boston publicaron su primer álbum en 1989. El nombre de la banda deriva de la banda Buffalo Springfield y del nombre del batería.

Buffalo Tom, publicado por Beggars Banquet, paga el deber ineludible de la temprana edad de Janowitz y asociados, aún con carencias en términos de personalidad, y, obviamente, está fuertemente influenciada por la producción de Mascis, de manera que a veces da la sensación de que Buffalo Tom son poco más que unos imitadores de Dinosaur Jr. Incluye, no obstante, valiosas piezas, pero no todo el material parece estar a la altura de las expectativas y algunos episodios son completamente anónimos y no muy incisivos. Sin embargo, a pesar de sus defectos, la música del trío de Boston apunta buenas maneras, y se basaba en acordes primos, fresca energía. En particular, se ve en varios puntos del álbum, una fuerte propensión a la melodía y la balada melancólica en los que uno se da cuenta inmediatamente que tiene el potencial de evolucionar en direcciones interesantes. Había signos abundantes de los talentos de composición de Janowitz y Colbourn y de la capacidad de la banda para variar el ritmo.

El álbum se abre bien con la hermosa Sunflower suit, un paseo guitarra intensa que combina melodía y ruido en la tradición de Warehouse songs & stories de Husker Du. La voz de Bill Janowitz se alza con mucho énfasis, tratando de ahogar la pared del poderoso sonido creado por la banda, e inmediatamente se establece lo que será la característica definitoria del éxito de Buffalo Tom: la capacidad de crear canciones profundamente conmovedoras y emocionales, que calará en el oyente profundamente sensible. Con la segunda pista en el álbum, The plank, la influencia de Dinosaur Jr. parece más que evidente: el canto es siempre enfático y apasionado, pero la guitarra distorsionada y la indolencia en la voz de Janowitz recuerda directamente a la banda de Amherst.

J Mascis maneja la guitarra en la canción siguiente, la notable Impossible, una de las joyas del álbum, una especie de power-pop melódico en el que la voz de Bill Janowitz combina perfectamente con el solo de guitarra eléctrica tocado por él mismo. Un buen ejemplo de lo que será Buffalo Tom, una vez liberados de la excesiva tutela del líder de Dinosaur Jr., se puede encontrar en la quinta pista en el álbum, la intensa The bus, que se caracteriza por un sonido cada vez más vehemente y guitarra un poco más tradicionales, en la línea del rock clásico americano, y un texto melancólico y pleno de añoranzas, que se convertirá en la marca de las mejores canciones del grupo de Boston. En última instancia, Buffalo Tom es un interesante pero complicado trabajo, con algunas hermosas canciones que hacen alusión a la estructura de la banda de Boston, pero que están todavía demasiado atadas a las fuentes de inspiración de Janowitz y el resto de miembros de la banda, y aún está indeciso sobre qué dirección tomar.

Buffalo Tom sigueron adelante y se aseguraron un seguimiento fiel en el circuito de Estados Unidos y en los círculos indie en ambos lados del Atlántico. Tenían la ventaja de una gran camaradería que mostraron en la química especial de sus espectáculos en vivo.

El segundo álbum, Birdbrain (Beggars Banquet, 1990), representa un gran paso adelante en comparación con las incertidumbres de su inicio. El álbum, coproducido por la banda con el habitual J Mascis y el recién llegado Sean Slade, una vez más traiciona el amor de los bostonianos para sus dioses tutelares Husker Du y Dinosaur Jr, pero da otro sabor al plato con un sonido más personal y tradicional que se convierte en un rock decididamente clásico, con ecos (más o menos) lejanos de Neil Young y del incipiente fenómeno tardo-adolescente grunge, llegando a enfrentarse con la angustia personal y la alienación que se repetirá a lo largo de su material posterior. La guitarra y la voz de Bill Janowitz intensa y enfática destaca en cada sección imperiosa con el ritmo acelerado de Colbourne y Maginnis para dibujar melodías épicas, rabiosas y conmovedoras. Es difícil elegir una canción símbolo del álbum. Se pasa de los riffs de guitarra nerviosos y contagiosos de Birdbrain al crescendo intenso de Skeleton key, la melodía morbosa de la espléndida Caress al casi hardcore de Guy who is me, de la balada solemne Enemy al alegre y atractivo Crawl, desde el rock tradicional de Fortune teller a la lenta Baby (con Chris Colbourne en la voz principal), del viaje asombroso la guitarra de Directive a la melodía de la bella Bleeding heart.

En el apéndice del álbum, al menos en la edición en CD, también se pueden encontrar dos gemas más: un hermoso, tranquilo y de ensueño cover de Heaven de Psychedelic Furs, y la ya mencionada Reason why en el primer álbum y aquí reeditado en una versión unplugged que, liberado de las superestructuras eléctricas, sorprende por la elegancia y buen gusto melódico, y se ofrece como una de las más bellas canciones jamás grabadas por el trío de Boston. Birdbrain es un disco sin caducidad, que toca el estatus de obra maestra y completa el crecimiento artístico de la banda de Bill Janowitz, acercando a los Buffalo Tom a un rock tal vez más tradicional, pero sin duda nunca aburrido. En 1992 el grupo había hecho algunas giras sólidas en Europa y otras partes del mundo y había firmado con un sello importante, RCA.

La madurez de Buffalo Tom llega con su tercer álbum de 1992, universalmente aclamado por la crítica como su obra maestra, Let me come over. El álbum, con una de las cubiertas menos atractivas en la historia del rock, es co-producido por la banda con Paul Kolderie y Sean Slade, y confirmó la liberación completa de la banda de sus primitivos modelos. El sonido de la guitarra es más rabioso, pero mucho más melódico, limpio y vinculado más al rock americano más tradicional que al underground. Una vez más la formación de Boston demuestra ser expertos en escribir canciones intensas, épicas y conmovedoras, alternando cabalgatas guitarreras con clásicas baladas.

El álbum se abre con la melódica y luminosa Staples, que inmediatamente pone de relieve el nuevo curso de la banda de Janowitz. La obra maestra del álbum (y probablemente la canción más bella jamás escrita por Buffalo Tom) viene con la segunda pista, Tailights fade, una balada eléctrica suntuosa que se mueve y habla con un tono triste de la existencia de un declive irreversible. Dividido por tres minutos de un agradable y memorable Mountains of your head, se llega a la segunda joya del disco, la cuarta pista titulada Mineral, una balada con una melodía hermosa y con un crescendo apasionante. La alineación del álbum sigue sin ceder con piezas más eléctricas como Darl, Velvet roof, Stymied, Saving grace, y baladas de guitarra llenas de patetismo como Larry, Porchlight, Frozen lake, y pistas más estrechamente relacionadas con las raíces y el country-rock (y quizá menos interesantes) como I’m not there.

Let me come over es una joya que tiene todos los papeles para cobrar el éxito suficiente y bien merecido, pero pagar los impuestos de estar suspendido en una especie de limbo: demasiado "alternativo" al público "mainstream" y demasiado tradicional para la alternativa. El resultado, inevitablemente, es que de este disco se acuerdan unos pocos y Buffalo Tom no es capaz de alcanzar un éxito bien merecido (pero tal vez nunca buscado y deseado).

Entre Let me come over y su sucesor Bid red letter day pasó sólo un año. El nuevo álbum, Big red letter day, co-producido por la banda y los hermanos Robb, que habian trabajado con artistas como Rod Stewart y Steely Dan, fue lanzado en 1993 y marca un alejamiento del underground de sus inicios y de la influencia de Husker Du y Dinosaur Jr de sus dos primeros álbumes. En este momento Buffalo Tom era un grupo de rock alternativo estadounidense, pero decididamente tradicional y con buen appeal radiofónico. La guitarra de Bill Janowitz es siempre evidente, así como su voz apasionada y a veces conmovedora, las melodías son suaves y el disco es agradable, pero quizás un poco demasiado monótono, sin los picos de intensidad emocional que caracteriza su predecesor.

Las canciones son muy buenas, pero no quedan particularmente impresas en la memoria. Sodajerk es la canción conductora del disco, una pieza bastante tradicional que parece hablar de los REM. I’m allowed es una balada muy en la estela de las pistas anteriores en el disco, con un texto intenso y conmovedor. El resto del álbum es una rutina agradable. La impresión es que con Red letter day big, Buffalo Tom es demasiado "normal", pierden un poco su especificidad y se ven como un grupo "cualquiera" de rock convencional. Sodajerk, el primer single del álbum, se convirtió en un éxito menor de rock alternativo en las emisoras de radio y un hit en MTV.

En este punto, los miembros del grupo se dan cuenta de que necesita con urgencia una ruptura, un bienvenido retorno a las raíces, la pasión derramada de los muros de guitarras y una sección rítmica de rock más rabioso. Para el nuevo álbum, lanzado en 1995, tras su exitosa presentación en el Festival de Reading de ese año, con el título de Sleepy eyed, grabado en Dreamland, una iglesia convertida en Woodstock, se demanda para la la producción a una leyenda del rock alternativo como John Agnello, que ayuda a la banda a traer de vuelta el sonido crudo y "sucio" del primer disco, sin, por supuesto, renunciar a la melodía, marca registrada genuina del trío de Boston.

El disco comienza inmediatamente con la vehemencia guitarrística de Tangerine y la sonrisa benevolente de Bob Mould de Husker Du que vuelve a asomarse entre las notas tocadas por la banda de Bill Janowitz. La canción es una de las mejores de la historia escrita por Buffalo Tom, y es digna de ser parte de una antología ideal del grupo. La segunda pieza de la colección, Summer es una balada conmovedora y convincente que logra combinar perfectamente el sonido crudo de Birdbrain con el pathos emocional de Let me come over. Más suave y más inmediata es la tercera canción, Kitchen door (cantada por Chris Colbourne, así como Clobbered y Twenty points), mientras que el volumen sube con Rules, It’s you y Your stripes. Sunday night es otra balada conmovedora escrita por Janowitz y sus colegas.

Sleepy eyed realza decisivamente la catalogación de la banda ante el elegante pero opaco Big red letter day, y devuelve a Buffalo Tom al crepitante sonido característico de guitarra de los orígenes. En este sentido, se puede decir que, salvo por unos momentos más melódicos y tradicionales, Sleepy eyed es la continuación ideal de Birdbrain, en lugar de Let me come over, y uno de los mejores álbumes de la banda de Boston.

En 1997 Bill Janowitz lanzó un álbum en solitario titulado Lonesome Billy, producido por el cantante y guitarrista en colaboración con Joey Burns y John Convertino, componentes de Calexico y Giant Sand. Lejos de Buffalo Tom, Bill Janowitz inesperadamente toma el camino del folk y el country más tradicional. A Lonesome Billy le siguieron los álbumes en solitario de Janowitz, Up here (2001) y Fireworks on TV (2004), este último realizado con los Crown Victoria.

Buffalo Tom regresaron en 1998 con Smitten, co-producido por el grupo y David White, y que fue literalmente ignorado por la crítica y el público. En este momento la banda de Janowitz no parece interesar a casi nadie, y el relativo éxito de Let me come over parece un recuerdo lejano.

Después del alto volumen y la atmósfera crepitante Sleepy eyed, con Smitten el péndulo de Buffalo Tom parece oscilar de vuelta a un rock más limpio y tradicional, melódico y pegadizo, agradable pero no particularmente original. Las mejores canciones están en el principio del álbum, que se abre con la hermosa Rachel, cantada por Chris Colbourne, y que parece inspirarse en el rock de Tom Petty, con ecos de los REM más tradicionales. También es excelente Postal y Knot on it, que, gracias a la voz de Bill Janowitz enfática e intensa, por un momento parece recordar la época dorada del grupo. Encontramos de nuevo a Chris Colbourne en la voz de la pegadiza The bible, mientras Scottish windows es una elegante y agradable balada de melodía abierta y relajada. White paint morning es puro power-pop de guitarra, Wiser es otra balada bien escrita por el grupo de Boston.

Desafortunadamente, a pesar de que Smitten contiene algunas canciones excelentes, nunca descolla y da la impresión de que se trata de un disco de una banda cansada de sí misma, que no aporta nada nuevo y significativo para la historia del grupo. Un disco de alguna manera "fuera de tiempo", un álbum de rock clásico estadounidense lanzado en un período histórico en el que el público y la crítica la miraba en otra dirección, hacia los sonidos de la débil y experimental lo-fi y del post-rock. Comenzaron como clones de Dinosaur Jr., y Buffalo Tom ahora se habían convertido para muchos en un grupo de dinosaurios. Incluso Janowitz y el resto de miembros perciben la paradoja de la situación y deciden tomarse un tiempo, tal vez definitivo, para la reflexión, durante el cual se publicaron dos colecciones de singles y rarezas (Asides from Buffalo Tom -2000- y Besides: A collection of B-sides and rarities -2002-).

Buffalo Tom retornaron con nuevo material nueve años después, en 2007, con un nuevo álbum titulado Three easy pieces, producido por la banda y grabado en un nuevo sello, el independiente New West Records. Birdbrain y Let me come over están a años luz de distancia. Buffalo Tom son un grupo olvidado por el público y maltratado por la crítica, sus canciones interesantes ahora parecen "perdidas en la oscuridad", como el héroe de su obra maestra, la espléndida Tailights fade. El éxito de la formación ha pasado de largo, ahora Bill Janowitz y otros tres miembros son antiguos jóvenes con la capacidad de escribir buenas canciones, que pueden permitirse el lujo de tocar juntos lo que les gusta, sin molestias de ningún tipo.

Three easy pieces no añade nada nuevo y Buffalo Tom prefiere optar por mirar hacia el futuro, tomar sus instrumentos y hacerlo lo que mejor puede. Las canciones son todas de buena calidad, frescas y emocionantes como las de un grupo de novatos, pero relajado, con la madurez de alguien que tiene una gran cantidad de polvo en los zapatos de los muchos caminos que ha recorrido. El original Phone call bad y Downtown lost son baladas excelentes, Three easy pieces y Bottom of the rain son las canciones son más animadas y rabiosas, Renovating y Good girl son agradables canciones de guitarra-pop, Gravity añade un toque folk-rock (antiguo amor de Bill Janowitz y objeto de sus esfuerzos en solitario).

Evidentemente, la reunión de 2007 no es un caso aislado, ya que Janowitz y el resto del grupo se unen de nuevo en 2011 con un álbum, titulado simplemente Skins, producido por la banda (con la ayuda en las mezclas de su viejo amigo Pablo Kolderie) y grabado por Scrawny Records. El nuevo trabajo confirma esencialmente el camino seguido por Three easy pieces, poniendo más atención en las melodías y la construcción de las canciones y dando la impresión de que su estructura no es sólo la repetición de un guión un poco obvio, sino un nuevo punto de partida y la recuperación de un grupo que no tiene ninguna intención de convertirse en una banda de dinosaurios. Con el nuevo álbum, Buffalo Tom no intenta proponer nada que sea ya abundante en su catálogo, pero las canciones son de extraordinaria belleza, refinadas e intensas.

La banda de Boston, con una consistencia admirable y ánimos renovados expone una serie de excelentes canciones, concisas y directas, de estilo tradicional rock americano, que resultan agradables para aquellos que crecieron con las canciones de Birdbrain y Let me come over.

Skins es un disco variado, alternando canciones ligeras y más relajadas, como la agradable pero tal vez un poco frívola guitarra-pop de She’s not your thing y The kids just sleep, el hermoso dúo acústico entre Bill Janowitz y Tanya Donnelly en Don’t forget me, la balada espaciosa y alegre Here I come, Guilty girls y la espléndida Out of the dark, la melodía clásica de Miss Barren Brooks, la atmósfera lánguida de Paper knife y el country-rock de The hawks and the sparrows, encendiendo un fuego que parecía extinguirse de los años, pero, al parecer, sólo ardiendo bajo las cenizas del tiempo. Baladas poderosas como Arise, watch, Down (sin duda la obra maestra de la colección), Lost weekend y The big light sólo sirven para reafirmar la capacidad de Buffalo Tom para tocar el corazón con cabalgadas de guitarra emocionantes y plenas de pasión, tan inconfundibles que se reconoce al grupo de forma inmediata desde las primeras notas.

En definitiva, Skins es un gran disco, aunque sin alcanzar la altura de sus obras maestras, y se erige como un nuevo punto de partida de tres músicos, en el umbral fatídico de veinticinco años, demostrando que no tienen intención renunciar a su misión personal de escribir baladas de rock, para los pocos que, preocupándose de las tendencias y las modas, siguen teniendo el corazón y la pasión de "escuchar" en su piel y en su alma.

Una historia simple, la de Buffalo Tom, una historia que, afortunadamente, no parece estar a punto de terminar y que hasta ahora ha transmitido a la posteridad ocho álbumes de rock intenso, apasionado, y un puñado de canciones hermosas y conmovedoras que merecían un mejor destino que el de "perderse en la oscuridad, como las luces traseras que se activan en la oscuridad."

La banda contribuyó con la canción For all to see para el álbum benéfico para la lucha contra el SIDA, No alternative (1993), de Red Hot Organisation, y la canción Lolly Lolly Lolly, get your adverbs here para el CD School House Rock! Rocks. Su canción Sodajerk fue incluida en la banda sonora de la serie de televisión de 1994 My so-called life y aparecieron en un episodio de Late at night. Buffalo Tom también escribió el tema musical de la comedia de 1999 The Mike O'Malley show. En 1999, la canción Tailights fade se incluyó en la película de cine independiente Tailights fade de Breckin Meyer/Elizabeth Berkley. También grabaron Going underground de The Jam para el álbum de tributo Fire and skill: The songs of The Jam (2000). Del álbum se extrajo como single de doble cara A con un cover de Carnation cantado por Liam Gallagher y Steve Cradock, alcanzando el puesto número 6 en las listas británicas en noviembre de 1999.

Fuentes: http://www.ondarock.it, http://www.sing365.com, http://en.wikipedia.org, http://www.bostonherald.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Canciones recomendadas:

Sunflower suit, The plank, The bus, Racine, Reason why, Blue (Buffalo Tom)

Birdbrain, Caress, Enemy, Crawl, Fortune teller, Heaven (Birdbrain)

Staples, Tailights fade, Mineral, Larry, Velvet roof, Stymied, Frozen lake (Let me come over)

Sodajerk, I'm allowed, Tree house, Torch singer, Late at night (Big red letter day)

Tangerine, Summer, Kitchen door, Sunday night, Crueler (Sleepy eyed)

Rachael, Postcard, Knot in it, The bible, Wiser (Smitten)

Three easy pieces, You'll never catch him, Bottom of the rain, Hearts of palm, September shirt, Thrown (Three easy pieces)

She's not your thing, Down, Don' forget me, Guilty girls, The kids just sleep, Lost weekend, Out of the dark (Skins)

Vídeos:

Sunflower suit, The plank y The bus, del álbum Buffalo Tom:

Sunflower suit - Buffalo Tom


The plank - Buffalo Tom


The bus - Buffalo Tom


Birdbrain, Enemy y su versión de Heaven de The Psychedelic Furs, del álbum Birdbrain:

Birdbrain - Buffalo Tom


Enemy - Buffalo Tom


Heaven - Buffalo Tom


Tailights fade, Mineral, Frozen lake y Staples, del álbum Let me come over:

Tailights fade - Buffalo Tom


Mineral - Buffalo Tom


Frozen lake - Buffalo Tom


Staples - Buffalo Tom


Sodajerk, I'm allowed y Treehouse, del álbum Big red letter day:

Sodajerk - Buffalo Tom


I'm allowed - Buffalo Tom


Treehouse - Buffalo Tom


Summer, Tangerine y Sunday night, del álbum Sleepy eyed:

Summer - Buffalo Tom


Tangerine - Buffalo Tom


Sunday night - Buffalo Tom


Rachael, Wiser y Postcard, del álbum Smitten:

Rachael (live) - Buffalo Tom


Wiser - Buffalo Tom


Postcard - Buffalo Tom


You'll never catch him, September shirt y Hearts of palm, del álbum Three easy pieces:

You'll never catch him - Buffalo Tom


September shirt - Buffalo Tom


Hearts of palm - Buffalo Tom


Guilty girls, Down, She's not your thing y Don't forget me, del álbum Skins:

Guilty girls - Buffalo Tom


Down - Buffalo Tom


She's not your thing - Buffalo Tom


Don't forget me - Buffalo Tom