viernes, noviembre 21, 2008

LICO

José Antonio Morante Gutiérrez, Lico, empezó en la cantera de aquel poderoso Elche de finales de los 60. Fichado por el Español, hizo una media infranqueable con Glaría. En la cumbre de su carrera deportiva, el Valencia CF lo fichó a cambio de Poli y 5 millones de pesetas. El menudo jugador de Puente Genil, Poli, había dado un rendimiento extraordinario, pero era de aquellos jugadores protestados por la grada, por su poco depurada técnica, aunque era un auténtico jugador de brega.

El aficionado entendió que el fichaje suponía una mejora, creando buenas expectativas. Se hizo con la titularidad del equipo, en el que cumplió la función defensiva de la media y el desatasco de cañerías para que fluyese el fútbol exquisito de Claramunt y Adorno. Se multiplicaba en el campo más que los Gremlins con el agua.

De aspecto desarrapado, con melena a lo Beatle horrorizado, como recién salido de un concierto desacertado de Status Quo, se complicaba la existencia con el balón en los pies, y tendía a mantener con el esférico un trato brusco y errático. Aún así, fue indispensable durante 3 años en el equipo titular. Incluso fue ovacionado en Mestalla el día que marcó su primer gol, de cabeza ante el Málaga. Logró los galones de la Roja en un partido ante Hungría, aun habiendo jugado en su etapa temprana la Sub-23 y ser preseleccionado para el Mundial de Inglaterra del 66.
Pero el respetable empezó a pedirle algo más que carreras generosas, y la temporada 74-75, su bajón físico y la temporada errática en cuanto a resultados y entrenadores, hizo que apareciera sólo esporádicamente en el equipo. Al final de la misma, en un intercambio de cromos discutible y discutido por el aficionado, fue una de las salidas de la plantilla, junto a Aníbal, Sol, Antón, Adorno, Sergio y Kurt Jara, que los cambiamos por los inmejorables Marro, Basauri, Esteban, Domingo, Sancayetano, Teca, Rivera, Lleida, Ocampos, Eloy,... Claramente mejoramos lo que teníamos... No es que fichásemos lámparas y sofás, es que hicimos liquidación de existencias.

Recaló en el Albacete y volvió a su Elche para ejercer funciones técnicas.

Foto: www.ciberche.com