miércoles, enero 21, 2009

SEAL


Seal Henry Olumide Samuel nació en Rye, East Sussex, Inglaterra el 19 de febrero de 1963. Sus padres (de madre brasileña y padre nigeriano) llegaron a Inglaterra de Nigeria y se divorciaron siendo Seal un niño. Al poco tiempo fue entregado en adopción a una familia blanca de Londres y vivió con ellos hasta los 4 años cuando volvió a reunirse con su madre. A los 6 años su padre biológico reclamó su paternidad y su derecho a criar al niño.

La infancia del chico era una montaña rusa emocional que terminó de cuadrarse con lo que él describió el carácter “amargo” de su padre, “una persona que había perdido muchas oportunidad en la vida. Creo que me amaba, pero era incapaz de demostrármelo.” Seal se graduó de arquitecto aunque trabajó en una gran variedad de trabajos que iban desde ingeniería eléctrica hasta diseñador de trajes de cuero.

Luego de intentar armar su propia carrera musical en los bares de Londres, se unió a una banda llamada Push, que tocaba música funk y que iba de gira a Japón. Esta unión fue más importante por una cuestión cultural, antes que para su estilo y formación musical.

Estando en Asia se unió a un grupo de blues tailandés que le llevó a la India en donde dice tuvo “unas cuantas experiencias espirituales”. La felicidad que sintió allí disparó un sentimiento de calma y felicidad sobre su futuro y le llevó a dejar de esperar ansiosamente un contrato con un sello discográfico. En opinión de Seal, esa fue la razón por la que pronto obtuvo uno.

De la misma manera llegó a convencerse que la cicatriz en forma de media luna que está bajo sus ojos fue una especie de señal del estrellato. “Llegué a deprimirme por mis cicatrices, como podrás entender”, recuerda. “Ahora me gustan mucho”. Las cicatrices, razonó, le servirían como una clase de insignia. A partir de ellas diseñó su apariencia de pies a cabeza, incluyendo su ropa de cuero y haciendo destacar sus casi dos metros de altura.

Seal conoció al productor Trevor Horn, quien se había hecho millonario trabajando con The Art of Noise, Frankie Goes to Hollywood y Yes con su propio sello discográfico ZTT. Horn pensó que Seal tenía una presencia algo atemorizante, además de que tenía la sensación de que Seal iba a querer cantar de todo, lo que le preocupaba sobremanera. Sin embargo, el joven artista le explicó a Horn que le gustaba el folk-rock de Crosby, Stills and Nash, aunque eso era algo refrescante el productor tenía miedo de contratar al cantante novato.

En 1990 decidió tomar su destino en sus propias manos y eso le llevó a alcanzar el éxito rápidamente y a llamar la atención de todo el mundo, Horn incluido. Escribió una canción llamada Killer junto al teclista Adamski, la mezcla de dance y rock junto al sentimiento del canto de Seal puso a la canción en la primera posición de las listas pop de Reino Unido, desplazando a Madonna.

Seal no estaba preparado para lo que vino con el éxito. “Supongo que fui el epítome de la frase “éxito meteórico”, reflexionaba con ironía en una entrevista para la revista Q. “Mi tipo de éxito fue diferente porque logré colocar un sencillo con algo que no fue inmediatamente un éxito comercial en el sentido pop de la frase. Tomé (mi canción) Crazy a muchas casas discográficas antes de Killer y a pesar de que a todos los gustaba mucho, no la querían tocar. Pero si logras un éxito con una canción de ese tipo, es como si hubieras atravesado algo que te da mucho más espacio.”

Pronto ZTT estaba compitiendo con otras discográficas tratando de firmar a Seal. Horn logró contratarlo ofreciéndole libertad artística y, como dijo en una revista, “un montón de dinero”.
Aunque inicialmente Seal trajo a muchos de sus amigos del ambiente dance a trabajar en la producción de su disco, eventualmente terminó entregando las riendas del trabajo a Horn. El productor notó que los amigos de Seal estaban interesados solamente en el estilo house de Chicago y eso le parecía un desperdicio considerando el talento del joven cantante. “Es limitante – opinaba- no te sientas y lo escuchas. No puedes ir a conciertos y cosas por el estilo.”


El álbum resultante, Seal, tuvo la base del dance-floor pero con el acompañamiento de guitarras acústicas y el énfasis, la melodía y la estructura de una canción en cada pieza.

La crítica recibió feliz el disco calificándolo de “original” y elogiando el híbrido entre el soul y el rock. En palabras de Seal las letras de las canciones eran “muy jóvenes e idealistas” derivado de su experiencia en Oriente.

Seal era un fenómeno internacional gracias a Killer y Crazy, una mezcla de pop y funk que rápidamente fue adoptada por la televisión comercial. De la misma manera, Seal quedó envuelto en una nube de fama. “Vivís de una manera durante 26 años y de repente se produce un cambio dramático. Hace cinco años me enojaba si mi cheque de desempleado llegaba un día después. Después, lo único que se es que me enojo si mi limusina no aparece”.

En una entrevista con Rolling Stone, Seal comentaba que la experiencia resultó ser “el opuesto de lo que me imaginaba. Si eres una persona sensible, como yo, rápidamente te das cuenta que no todos tienen intenciones genuinas. Y sí, tienes más gente alrededor tuyo, muchísima más gente, pero tu espacio se vuelve más pequeño. La gente se te acerca constantemente en la calle y te trata como si fueras un extraterrestre. Pensé que la adoración reemplazaría la falta de atención que tuve de mi padre. Pensaba que el éxito y la fama traerían todo eso.” Sin embargo, le llevó “a un período en el que tuve muchísimos ataques de pánico.”
Junto con la ansiedad vinieron los reconocimientos, presentaciones en los Grammy y una grabación en un disco homenaje a Jimi Hendrix.

Después de mudarse a Los Ángeles, Seal empezó a trabajar en su segundo disco que pretendía ser algo más elaborado que el primero. Steve Lillywhite (U2) fue escogido como el productor. Sin embargo, tuvo que llamar nuevamente a Horn para recuperar un disco que parecía no tener rumbo. El resultado fue una música más estilizada y menos marcada en el ritmo, además de un canto más íntimo y menos gritado. El primer sencillo fue Prayer for the dying, un tema funk algo sobrio que llegó al Top Ten. En Bring it on el ex Zeppelin Jeff Beck tocó la guitarra y Joni Michael, su ídolo musical, cantó a dúo con Seal en If I could.

Aunque sus canciones son terapéuticas (en términos de su propia realidad) la explosión de fama derivada del nuevo disco de 1991 le llevó a confrontarse consigo mismo en torno a su fama y su propia vida.

Su regreso hasta 1994 al estudio de grabación le dio tiempo de madurar y de llegar más tranquilo a las producciones. Probablemente, estaba listo para controlar el torrente de energía que significaba mezclar rock, soul, folk y dance en la base de su música y darle un sentido emocional.
Antes de volver al estudio Seal sobrevivió a un vuelco espectacular en su auto (que quedó destruido), a una doble neumonía y a un tiroteo.

Seal II fue recibido favorablemente por la crítica. “El talento de este cantante neo-soul británico fluye de su habilidad de transformar pistas dance en experiencias mágicas”, escribió un crítico. Sin embargo, lo que hizo que el disco despegara no fue tanto lo que dijo la crítica como la atención que le dio la radio tradicional.

Aunque el disco estuvo entre los 20 más vendidos y vendió un millón de copias, no fue sino hasta la salida de Kiss from a rose en 1995 que el álbum realmente despegó y la canción se estacionó durante doce semanas en el número 1 de la lista de éxitos de adulto contemporáneo y 33 semanas más en la lista. Lo que hizo que la canción se catapultara fue su inclusión en la banda sonora de Batman forever.

Aunque sus primeros trabajos todavía mostraban señas del acid-house de mediados de década, él ha creado una distintiva fusión de soul, folk, pop, dance y rock que le ha llevado al éxito a ambos lados del atlántico. Su estilo es apto para todos los públicos.

Tras interpretar una versión del clásico de Steve Miller Band, Fly like an eagle, que se incluyó en la banda sonora de la película Space Jam, Seal volvió con Human beings, un álbum que muestra su habilidad para darle un giro elegante a la música soul contemporánea combinando su poderosa voz con un tono espiritual. Junto a su inseparable productor Trevor Horn cuenta con sus músicos habituales Earl Marvin y Jamie Muhoberac, además de colaboraciones de William Orbit, y otros productores que han trabajado junto a Bruce Springsteen, David Bowie y Prince.

En 2003 salió a la venta Seal IV, de menos éxito que los anteriores pero de una calidad indudable, donde Seal adopta un cariz más personal e íntimo.

Seal propuso en matrimonio a la modelo alemana Heidi Klum en un igloo de un glaciar de Whistler, el 24 de diciembre de 2004. El matrimonio se celebró en una playa cercana a la residencia mejicana de Seal en Costa Careyes en mayo de 2005.

Su quinto álbum en estudio fue publicado en 2007, System, y supuso una continuación de sus trabajos anteriores, en cuanto a brillantes melodías y ritmos con sintetizadores y guitarras acústicas.

Producido por David Foster, en noviembre de 2008 publicó su último album, Soul. Se trata de una recopilación de las mejores canciones clásicas de soul, cantadas por la voz de Seal. Todas las canciones evocan una época en que la música soul ataría la emoción, el drama y el romance. La selección de las canciones fue cuidadosamente escogida por Seal y Foster de una colección de canciones. Durante tres semanas trabajaron en el estudio de Foster, y la primera canción que finalizaron fue la balada de Sam Cooke, A change is gonna come, en sólo 24 horas.


Canciones recomendadas:

The beginning, Crazy, Killer, Future love paradise, Violet (Seal)

Bring it on, Dreaming in metaphors, Don't cry, Kiss from a rose, If I could (Seal II)

Human beings, Latest craze, When a man is wrong, Just like you said, Colour (Human being)

Get it together, Love's divine, My vision, Let me roll, Heavenly (good feeling) (Seal IV)

If it's in my mind, it's on my face, Amazing, Just like before, Loaded, Wedding day, System, The night life (System)

A change is gonna come, I can't stand the rain, It's a man's man's man's world, If you don't know me by, Free, People get ready (Soul)


Vídeos:

Del primer álbum, Seal, Crazy y Killer con Adamski, y Seal en modo greñas:

Crazy (live) - Seal


Killer - Seal & Adamski


De Seal II, Kiss from a rose y If I could:

Kiss from a rose - Seal


If I could - Seal


Human beings, del álbum Human being:

Human beings - Seal


De Seal IV, Love's divine y Heavenly (good feeling) en directo:

Love's divine - Seal


Heavenly (good felling) - Seal


De System, Amazing y Just like before (sólo audio):

Amazing - Seal


Just like before - Seal


I can''t stand the rain y Free (sólo audio) de su último trabajo, Soul:

I can't stand the rain - Seal


Free - Seal

2 comentarios:

Little dijo...

Bonico... del señor Seal lo único que nos interesa es su bonica... y es indecente que sólo hayas dicho lo del igloo y Jamaica... COÑO!!! FOTOS, FOTOS!!!!


PD. Entra en el editor del blog y dale a guardar entradas por semanas porque es un suplicio esperar a que se cargue la página entera antes de poder leer las entradas y meter comentarios.

JL dijo...

De su bonica he puesto una foto. Hubiese puesto más ligerita de ropa, pero la verdad es que no pegaría mucho con el arte musical de su actual guardaespaldas, que, todo hay que decirlo, es bastante diferente del oleico Briatore, que tiene más grasa que todo el box de Renault.

¿Que tarda en bajar la página? Eso es que pongo muchas fotos y muchos vídeos. Y un poco de virus, espías, troyanos y espartanos también.