viernes, abril 04, 2008

GRANDES FIASCOS COPEROS: El nuevo milenio, la resaca de la sexta

No voy a hablar de cierto canal televisivo, ni de celebraciones eurovisivas-xikilicuatreras. Sino de renuncias coperas, y de falta de motivación para jugar de tú a tú a equipos de 2ª y 2ª B que hicieron sonrojar y herir el orgullo del buen valencianista. ¿Quién no recuerda en cuatro temporadas casi sucesivas a los Guadixes, Noveldas, Alicantes y Lleidas?

La temporada 2000-01, fuimos noticia por no querer jugar en el césped artificial de Gramenet. Finalmente jugamos en un patatal (Narcís Sala del Sant Andreu) y Angulo salvó los muebles (por aquella época, de lámparas y sofás de Ikea). Pero lo peor estaba por venir. Un desconocido Guadix, colista de su grupo en 2ª B nos endosó un 3-0 en sólo 30 minutos. En el vestuario más de uno le vio las orejas al lobo (y el lobo no era Angulo), y nos pusimos 3-2 nada más empezar la reanudación. Samuel puso el 4-2, y Zahovic a falta de 3 minutos, y en el tiempo de descuento de penalti, igualó a 4. En la prórroga dos palos de Juanito Sánchez y poco más, y en los penalties, un disparo de Angulo al arco iris hizo soñar a una pequeña ciudad granadina que había eliminado a todo un subcampeón de Europa. ¿Quién se acuerda de los Pollo, Lobillo, Samuel, Kuni, Pichi, Gusi,…?

La temporada 2001-02 caímos a las primeras de cambio, no en el césped, sino en los despachos. En un partido horrible, ganamos en Novelda 0-1, con gol de Rufete en el minuto 46, pero un error de equipo técnico y delegado, quien finalmente pagó los platos y todo lo que estos contenían, hizo jugar los últimos tres minutos a cuatro extranjeros en el campo, cuando Serban entró en el minuto 89. El bueno de Juan Cruz Sol se llevó los palos, y eso que no era el cadie, aunque el error fue de Benítez, y el presidente del Novelda, en un acto de fair-play que puso por las nubes su autoestima, reclamó la victoria por alineación indebida, aunque este hecho no había influido para nada en el resultado.

La temporada 2002-03, en otro de esos memorables partidos de inicio copero valencianista, la suerte de los penalties evitó la catástrofe en Tarragona, a pesar de tener allí a nuestro talismán (más bien, caimán) GAN. Sin goles el tiempo reglamentario, Palop se puso el atuendo de gladiador en pleno idus de septiembre (porque la afición valencianista había "idu" a Tarragona), y sus paradas en los penalties impidieron pulgares orientados hacia el suelo del enfervorizadum populus tarraconensis. Lo que no se pudo evitar fue un nuevo ridículo en tierras alicantinas, ya que otro equipo de 2ªB, el Alacant, volvió a eliminarnos. 1-1 el tiempo reglamentario, en que tuvimos que emplearnos a fondo para empatar un partido que se había puesto cuesta arriba. En la primera parte de la prórroga dos goles de Mista y Sánchez dejaron la eliminatoria en franquicia, pero cuando el público se iba del estadio, un tal Juli marcó a dos minutos del final, y provocó el córner que supuso el empate a 3 de Sendoa. En los penalties, el portero España (no Don Julio de) se convirtió en el héroe al parar un penalti mal lanzado por Fabio Aurelio.

La temporada 2004-05, para no ser menos, el flamante campeón de Liga visitaba a partido único al Lleida, por entonces por la parte baja de la tabla de 2ª. Ranieri dio una oportunidad a teóricos reservas, que después del partido fueron fijos reservas. Un Lleida brioso ponía contra las cuerdas al spaghetti-Valencia. Hasta que el hábil y correoso Crusart, mediada la segunda parte, adelantó a los catalanes, y la reacción de Ranieri llegó cuando la mierda ya sobrepasaba el cuello. Otro batacazo para enmarcar en el museo de los horrores.

Esperemos que tales ridículos sucesivos tarden muchos años en acaecer. Bastante tenemos ya con lo de esta Liga para varios años…

Fotos: www.ciberche.com