domingo, agosto 10, 2008

Versos katánicos 1: Un verano movidito

La pretemporada del València CF de este año ha sido movidita. He aquí un ejemplo:

La plantilla terminó el castigo de Ermelo,
y regresan con el cuerpo lleno de canguelo,
ganamos al Bochum, perdimos con Borussia,
al principio eufóricos, después rojos fucsia,
no jugaron los seleccionados,
en bragas fuimos pillados,
que cesen los desajustes defensivos,
o pronto la afición airea los incisivos.

En la ciudad actuaron los dos Juanitos,
uno con aplausos, el otro con pitos,
despechado se sintió Juanito Soler,
cuando Villalonga lo quiso mover,
se echó en brazos de Soriano,
pues el otro apestaba a marrano,
a pesar de su encanto mediático,
Soler lo mandó al frenopático,
bendito sujeto este sin corbata Villalonga,
que mete la nariz y se fuga a bailar la conga.

Todo este batiburrillo accionarial,
nos produce molestia hemorroidal,
lo que queremos es que la pelota ruede,
y que Villa, y hasta Silva, se quede,
uno puso la entidad al borde del abismo,
el otro sólo pensó en sí mismo,
cuando aventó el agujero financiero,
y Soler, no viéndolo tan fiero,
lo puso a los pies de los leones,
pero llevándose la pasta a montones.