viernes, mayo 30, 2008

RAINER BONHOF

Temporada 78/79. Tras varios años detrás de él, Bonhof, un alemán que creció en el Borussia Moenchengladbach, es fichado para dar más fuerza al centro del campo. En una pretemporada en que salieron de la plantilla algunos nombres importantes antiguos del equipo, los fichajes post-Mundial de Argentina fueron ilusionantes, como el noi de Cornellà, Dani Solsona, para dar más vistosidad al juego, con lo que conjuntamos un auténtico equipazo.

Era un tipo elegante, sobrio, con muy buen físico y buena colocación, con mucho empuje y de chut potente. Se hizo famoso por la jugada del primer gol alemán en la final del Mundial de Alemania, en que dejó el balón franco a Gerd Müller, para poner en evidencia la principal carencia de la potente selección holandesa: su portero Jongbloed.

Su fichaje era necesario, después de los cuernos culés que nos puso Hansi Krankl, a quien el recientemente elegido presidente Núñez nos levantó la oportunidad de tener una delantera de miedo con Marito Kempes. Llevábamos tiempo detrás del bueno de Rainer, pero sólo la descomposición de su equipo de toda la vida le hizo decidirse por venir a nuestro club.

El punto fuerte del València eran las faltas. Por eso se buscaban en la frontal del área. Con Rainer y Kempes, había medio gol asegurado. Sin embargo, Kempes era más asiduo y efectivo.

Rainer, aunque fue efectivo cara a puerta con faltas y penalties, no cubrió todas las expectativas de su esforzado fichaje. Hizo buenos partidos ante rivales de fuste, pero partidos a la pata coja ante rivales de menor entidad. Dio la impresión que el mejor fútbol lo mostró con el Borussia, y aquí encontró un retiro bien pagado. Sin embargo, en una plantilla con tantas estrellas era difícil destacar.

Con él ganamos Copa y Recopa. Una vez jugó un par de años, y bronceó su tez blanquecina, volvió a su Alemania a jugar con el Köln, donde terminó su etapa de corto.

En la actualidad se deja caer en alguna ocasión por nuestra ciudad, donde demuestra su amplia verborrea en castellano con frases medio alemanas, medio castellanas, aderezadas con tacos aprendidos en su etapa de jugador.

Foto: www.ciberche.com