viernes, octubre 17, 2008

SEMPERE

El alicantino de Torrellano José Manuel Sempere, fue fichado del Orihuela por Pasieguito, y tras jugar tres años con el Mestalla, fue incluido sorpresivamente como titular en todo un Nou Camp la Liga 79/80. El partido supuso su exitoso debut, una victoria histórica valencianista por 0-3, el despido del entrenador culé Joaquim Rifé, y varios puntos de sutura del pequeño cancerbero por el contraste entre el ímpetu atacante y la valentía defensiva.

Poco después ganó la Supercopa de Europa ante el Nottingham Forest, a pesar de ser reservado en el partido de ida ante el previsible bombardeo inglés a la olla, y se hizo con la portería en una época muy importante del club, tanto en éxitos como en fracasos.

Sus puntos fuertes eran la agilidad, el arrojo, y los vuelos en suspensión. Acostumbraba a cubrir portería con los brazos en aspa, y paraba muchos balones con los pies, a modo balonmanesco. Con el tiempo mejoró en colocación, pudiendo llegar a balones más imposibles, y supliendo en parte su principal talón de Aquiles, que era su altura (1,76 metros).

En casi todos los partidos de preparación de la Selección los años 81 y 82 fue el suplente de Arconada, sin embargo Emilio Santamaría no lo convocó para el Mundial de España, y prefirió la veteranía de Urruticoechea y Miguel Ángel, lo que le supuso un gran disgusto. Apodado por algún peso pesado del vestuario como "El mudo", nunca se quejó expresamente, ni cuando calentaba banquillo, declarando que el equipo está sobre uno mismo, y que cuando se acepta a un entrenador, se debe aceptar sus decisiones (¡qué pocos piensan como él hoy en día!).

Vivió las temporadas del vice-descenso, del descenso y del ascenso, y aunque tuvo multitud de competidores en la portería, siempre jugó muchos partidos. Sus grandes actuaciones lo beatificaron a "Sant Pere", aún así no pudo evitar dolorosas goleadas como el 1-5 contra el Nápoles o el 7-0 de Karlsruhe.

Era extraordinariamente introvertido, hasta el punto de que no toleraba que le tocaran los guantes antes del partido, rehuía las entrevistas, permitía sólo las fotos imprescindibles y se situaba en algunas de estas casi siempre en mal lugar, rompiendo el enfoque correcto.

Disputó 364 partidos con el València CF, pero su última temporada como suplente de Zubizarreta, con 37 años, sólo jugó un partido de Copa en Corralejo. Al final de la misma recibió la baja, sin ningún tipo de agradecimiento por los servicios, y él, claro, no se quejó.

Posteriormente fue entrenador de porteros en el club, y se dedicó a la medicina.

Foto: www.ciberche.com