viernes, febrero 22, 2008

LA COPA 70-71: ¿Doblete? Je, je, je

Tras haber ganado la Liga en aquella jornada de infarto del 18 de abril de 1971, se disputó la Copa. Hasta cuartos nos deshicimos del Mallorca, equipo que el año anterior había bajado a 2ª (1-1 en Mallorca, y goleada 5-3 en Mestalla), Betis, que estaba a punto de subir a 1ª (quedó campeón al final) con Quino como delantero centro, al que fichamos para la siguiente temporada (0-0 la ida en Valencia, teniendo que sacar los tanques en el Villamarín, 0-4 en un gran partido de nuestro equipo), y Málaga, que había acabado a mitad de tabla, con los Deusto y Viberti (0-1 en La Rosaleda, con gol de Forment, y 3-1 en la vuelta, en una gran primera parte en que sentenciamos la eliminatoria).

En semifinales nos tocó el Sevilla. Por aquella época era un equipo de mitad de tabla, que a veces daba algún disgusto a los grandes. La ida, en Mestalla, ganamos en un buen partido 2-0, goles de Pepe Claramunt y Ansola. Y en Sevilla, lo pasamos mal durante unos instantes, con penalti incluido detenido por Abelardo, pero terminamos ganando en un gran partido 0-2.

La final se disputó en el Santiago Bernabeu. Fue una de las más polémicas de nuestra historia. El Valencia llegaba con la opción clara de hacerse con el doblete por primera vez en su historia, pero una actuación "desafortunada" del árbitro Saiz Elizondo lo impidió.

En el minuto 20 Saiz Elizondo pitó un penalti muy protestado por los azulgrana. 1-0, gol de Pepe Claramunt. En el descanso el árbitro estaba excesivamente nervioso por haber pitado el penalti, y nuestro equipo lo pagó con creces. Al empezar la segunda parte, empalme de Paquito a la red. 2-0. La final, encarrilada. Pero seguidamente Fusté lanzo una falta con maestría poniendo el 2-1.

El Barça comenzó a presionar, y en el minuto 25, Rexach marca de un gran disparo, pero el linier señala fuera de juego de dos jugadores. El árbitro marca el fuera de juego, pero incomprensiblemente se desdice enseguida y señala gol. Se formó la marimorena. Alguien empujó al árbitro, y al primero que vio, Sol, lo largó al vestuario.

2-2 y con un jugador menos. El partido había dado una vuelta de campana completa. Hasta el final del tiempo reglamentario hubo partido abierto, pero sin goles. Nada más empezar la prórroga, gol del Barça con supuesta falta y fuera de juego de Asensi. Cualquiera protestaba, que el de negro era capaz de enviar a la ducha a media plantilla. Y el del palco, los enviaba a pasar unas vacaciones pagadas a la sombra.

Con el desgaste de jugar mucho tiempo con un jugador menos, sacamos fuerzas de flaqueza, y Valdez peinó el balón a la red de Miguel Reina (padre de Pepe del Liverpool). El València se volcó, jaleado por los 30.000 valencianistas que acudieron al Bernabeu, y en un contrataque, Alfonseda marcó el 4-3 para el Barça. Lo intentamos hasta el final, pero no pudo ser.

Como anécdota, se cuenta que había una huelga de transportes convocada en Barcelona al día siguiente, y gente influyente del palco comentaba que se desconvocaría si ganaba el Barça. Teniendo en cuenta los nervios del trencilla, ciertas decisiones sospechosas, y que, finalmente, la huelga se desconvocó, el comentario que oyó el presidente Julio de Miguel de un alto cargo "pero ¿ustedes creían que el Valencia iba a conseguir el doblete? Je, je, je…", sería susceptible hoy en día de que el juez Garzón abriera diligencias (y ensillara los caballos), al bizco le hiciesen sus colchoneros ojos chiribitas, se hiciese un especial Hormigas Blancas del partido, y fuesen los de CQC a investigar y a tocar los colgajos del cachondo Elizondo (¿cómo sería la portada del Superdeporte?).

Foto: www.ciberche.com