miércoles, abril 18, 2007

THE CLASH

The Clash se formó durante la primera explosión punk de los años setenta en Inglaterra y llamaron la atención por su sonido fuerte y heterodoxo, además de su pensamiento político señalado como de izquierda. A de que su idea de "los admiradores están primero" les granjeó muchísima audiencia y opinión positiva, lo que los separó del resto de los grupos fue su capacidad de cambiar permanentemente en su creación musical. A pesar de ello, siempre se mantuvieron a la vanguardia del movimiento rock.

Clash tenía una química difícil de explicar que los hacía una gran banda. Joe Strummer, el guitarrista rítmico, escribió la mayoría de las canciones, mientras que el guitarrista Mick Jones era quien componía la música. En tanto el bajista Paul Simonon ayudó a desarrollar la forma (anti) estética de la banda. El baterista, Topper Headon, un tipo que iba de aquí para allá, se encontró con la posibilidad de darle el poder y la fuerza a la banda. Fue esta mezcla de talentos y personalidades lo que convirtió a Clash en una máquina con fuerza creativa.

Cuando la banda salía a escena ponían todo su ideario político e idealismo dentro de un empaque cargado de fuerza, energía y explosividad que se conectaba directamente con los sentimientos de la audiencia.

La banda tuvo sus inicios en la calle Ladbroke Grove, en el oeste de Londres, en 1976, durante los inicios del punk británico. Estaba originalmente formada por Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon, Keith Levene y Terry Chimes, acreditado en su primer álbum como Tory Crimes. Keith Levene nunca llegó a grabar con la banda ya que dejó el grupo antes del lanzamiento del primer disco. Mick Jones reconoció años más tarde que fue expulsado del grupo por no asistir a los ensayos. Más adelante, Levene se convirtió en miembro del grupo Public Image Limited, liderado por Johnny Rotten de los Sex Pistols.

Mick Jones y Paul Simonon en principio formaban parte del grupo London SS y Joe Strummer había participado desde mayo de 1974 en el grupo The 101'ers. Gracias al consejo del mánager de la banda, Bernie Rhodes, los dos primeros reclutaron al segundo diciéndole en palabras textuales: "eres bueno, pero tu grupo es una mierda".

En el momento en que se formaron Strummer vivía en una casa comunal y Jones compartía el cuarto con su abuela. Ambos estaban en el lugar preciso para poder escribir sobre el aburrimiento, la pobreza y la lucha de clases que guiaba el punto de vista punk. Simonon, el bajista, sugirió el nombre The Clash al notar las veces que aparecía la palabra en un diario que leía frecuentemente. El nombre insinuaba el conflicto de sus propias vidas, por eso no podía haber un mejor nombre.

En julio de 1976 tocaron por primera vez actuando como soporte de los Sex Pistols. Luego, en el otoño de ese año, The Clash firmó con la discográfica CBS Records. En septiembre Levene dejó el grupo, y Chimes en noviembre. No obstante, el batería volvió temporalmente para grabar el primer álbum de la banda.

Ya en 1977 la banda lanzó su primer sencillo, White Riot, en marzo y un mes más tarde salió al mercado el primer LP homónimo, The Clash, caracterizado por una crudeza musical y letras sociales y agresivas. Éste alcanzó un éxito considerable en el Reino Unido, pero la discográfica no lo publicó en primera instancia en el mercado americano.

El album se grabó en tres fines de semana y fue llamado "arquetípico del punk", uno de esos discos que cambiaron la historia y la forma del rock. En él venían canciones que se convertirían en himnos del movimiento punk como White Riot, I'm So Bored With the U.S.A. y London's Burning. En ese mismo álbum el grupo reconoce la raíz política que los une con el reggae en la canción Police & Thieves.

The Clash nunca fue lanzado apropiadamente en los Estados Unidos y, para cuando finalmente fue presentado, algunas pistas fueron removidas para dar espacio a los sencillos que tenían la posibilidad de llegar a ser éxitos. El disco tuvo éxito fundamentalmente por el boca a boca y porque la prensa habló maravillas de la banda.

A finales de 1977 e inicios de 1978 el grupo lanzó una serie de sencillos que no fueron incluidos en LPs posteriores que funcionaron como comunicados ideológicos con sus admiradores, las canciones fueron Complete Control, Clash City Rockers y (White Man) In Hammersmith Palais.

Después del primer disco, Terry Chimes dejó definitivamente el grupo por diferencias personales con el resto de los integrantes, iniciándose así un proceso de búsqueda de batería que acabó con la incorporación de Topper Headon. Éste en un principio sólo buscaba reputación para luego encontrar una banda mejor donde tocar pero con el tiempo, al ver el progreso musical de The Clash, decidió quedarse definitivamente.

El segundo álbum de la banda, Give 'Em Enough Rope, fue producido por Sandy Pearlman y contó por primera vez con la participación de Headon en todos los temas. Se emitió para el Reino Unido en 1978 y, a pesar de recibir críticas negativas por parte de los expertos, tuvo éxito con el público británico.

Give 'Em Enough Rope fue el primer trabajo oficial de The Clash en salir a la venta para los Estados Unidos, por lo cual la banda emprendió su primer gira por tierras norteamericanas para promocionarlo a comienzos de 1979. Más tarde ese mismo año se emitió la versión alterada de su primer álbum, The Clash US.

Su tercer álbum, London Calling, un disco doble vendido al precio de uno por la insistencia de la banda, fue emitido también en 1979 y marcó el punto de máximo éxito comercial para el grupo. Inicialmente, fue visto con recelo por los fanáticos británicos de Clash ya que los discos dobles estaban asociados con el rock progresivo y no con el punk. En London Calling la banda experimentó con una amplia gama de estilos musicales como el rockabilly americano, el reggae jamaicano y los estilos dub y ska populares en Gran Bretaña.

El álbum es considerado uno de los mejores de la historia del rock y fue posicionado en el nº 8 por la revista Rolling Stone en su Lista de Rolling Stone de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos. El estilo de las letras de la tapa de London Calling es un homenaje al primer disco de Elvis Presley mientras que la foto usada muestra a Simonon golpeando contra el piso su defectuoso bajo en un show de Nueva York de ese mismo año. Según Simonon, que en un principio no quería que se usara la foto para la tapa del álbum, fue la única vez que rompió un instrumento en el escenario.

De él se extrajo su primer éxito en Estados Unidos, Train in Vain que llegó al número 23, aunque fue incluida en el último minuto y ni siquiera aparecía en la funda del disco. Intencional o no, la omisión del dato hacía ver que el grupo no tenía mucho que ver con el tema de la fama, o al menos sabían controlarla.

Ese mismo año presentaron la película Rude Boy en la que aparecían varios actos en vivo de la banda. En ellos se demostraba porque han sido considerados uno de las mejores presentaciones en la historia del rock.

Más tarde, hacia fines de 1980, The Clash lanzó un álbum triple al que llamaron Sandinista! , nombre utilizado para hacer referencia al Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua, y que se inspiraba en los movimientos revolucionarios centroamericanos y en la triunfante revolución nicaragüense. Una vez más, los miembros insistieron en que se venda al precio de uno, pagando de sus propios bolsillos la diferencia.

Sandinista! contenía una amplia variedad de estilos y se encontró con reacciones diversas por parte de los críticos y los seguidores. Durante la grabación el grupo grabó cada idea que tuvieran en su momento, alejándose del punk y recurriendo a la experimentación con el dub (One More Time), jazz (Look Here), hip hop (The Magnificent Seven), música de cámara (Rebel Waltz) y gospel (Hitsville UK y The Sound of the Sinners).

A pesar de que las ventas en el Reino Unido bajaron, en los Estados Unidos fueron mejores que lo habitual, principalmente por el éxito de London Calling. Luego del lanzamiento de Sandinista!, The Clash emprendió su primer gira mundial que incluyó shows en lugares tan alejados como el este de Asia y Australia.

Las tensiones y los conflictos dentro de la banda comenzaron a crear rumores de separación, especialmente dada la adicción a la heroína de Topper Headon que lo convertía en una persona poco fiable. Sin embargo, la banda se las arregló para grabar más y de esta manera emitir su álbum de mayor número de ventas alrededor del mundo, Combat Rock. En dicho álbum se encontraban los exitosos temas Rock the Casbah y Should I Stay or Should I Go, canción que llegaría a ser el único número uno de la banda en Inglaterra, nueve años después de su lanzamiento oficial, gracias a un anuncio publicitario de jeans.

Luego de Combat Rock, The Clash comenzó lentamente a desintegrarse. En primer lugar, se le solicitó a Topper Headon que abandonase la banda poco antes del lanzamiento del álbum. Esta decisión se debió a que los otros integrantes sentían que la adicción de Topper a la heroína estaba generando un efecto desastroso tanto en su salud como en su capacidad para tocar la batería. Sin embargo, el mánager de la banda, Bernie Rhodes, ocultó la razón real atribuyendo a "diferencias políticas" el motivo de la salida. El batería original de la banda, Terry Chimes, regresó para los próximos meses.

La ida de Headon generó mucha polémica ya que era parte esencial de la banda y muy querido por los seguidores. Esta problemática también se evidenció en la pelea que surgió entre Jones y Strummer, a pesar de que existe la creencia de que fue Bernie Rhodes quien creó la fricción entre ambos para obligar a Jones, a quien consideraba arrogante, a dejar la banda.

Durante dichos años, a pesar de continuar haciendo giras y actuar como soporte para The Who en la de 1982, los miembros mantuvieron una relación distante. De hecho, las fechas originales de la gira británica para Combat Rock se cancelaron porque Strummer desapareció poco antes del comienzo de los shows sin previo aviso.

La banda continuó con su trajín pero hacia 1983, luego de años de constantes grabaciones y viajes, la tensión tomó partida. A pesar de que continuaban creciendo como músicos y como individuos aún eran jóvenes, Paul y Mick tenían 26 y 27 respectivamente y Strummer 30, e inexpertos como para soportar tanta presión. Ante esto, Simonon, que siempre había mantenido una estrecha relación con Jones, comenzó a inclinarse en favor de Strummer ya que no estaba feliz por la excesiva experimentación musical que proponía Mick.

Chimes dejó la banda luego de la gira de Combat Rock realizada durante 1982 y 1983 convencido de que las peleas internas la harían separarse en breve. En 1983, luego de una larga búsqueda por un nuevo batería, Pete Howard fue elegido para tocar con el trío. Ese mismo año The Clash tocó en el festival de San Bernardino, California donde fue, junto a David Bowie y Van Halen, una de las bandas principales. Con aproximadamente 500.000 personas presenciando el show dicha presentación en vivo fue, por mucho, la de más concurrencia en la historia de la banda. Esa fue la última presencia de Jones con The Clash.

En septiembre de 1983 Strummer y Simonon, apoyados por Rhodes, apartaron a Mick Jones de la banda, argumentando que se encontraban descontentos por su comportamiento problemático y sus diferentes aspicariones musicales.


Luego de una serie de audiciones, la banda anunció que Nick Sheppard, ex integrante de la banda de Bristol, The Cortinas, y Vince White serían los nuevos guitarristas. Howard continuó siendo el batería, a pesar de que había rumores de las vueltas de Headon o Chimes para reemplazarlo. En enero de 1984 comenzaron a tocar en vivo nuevamente en una gira autofinanciada para exhibir su nuevo material, a la que llamaron Out of Control tour. La gira duró desde el invierno hasta comienzos del verano de ese año. En un show en diciembre anunciaron que a comienzos del año siguiente lanzarían un nuevo álbum.

Las sesiones de grabación para Cut the Crap fueron caóticas, con Bernie Rhodes y Strummer trabajando separados del resto de los miembros en Munich, Alemania. La mayoría de las partes fueron grabadas por diferentes músicos en sesiones de grabación, mientras que Sheppard y White solo viajaron para llenar algunas partes de guitarra. Luego de luchar con Rhodes por el control de la banda, Strummer declinó su participación en el proyecto regresando a Londres poco después.

Durante este tiempo la banda comenzó una gira de carácter callejero aplicándose reglas estrictas como llevar poco dinero y un solo cambio de ropa interior cada uno. De esta manera, viajaron por separado o en parejas para juntarse en espacios públicos de diferentes ciudades alrededor del Reino Unido donde interpretaban versiones acústicas de sus temas así como covers de las canciones Twist and Shout y Stepping Stone entre otras.

Poco después, luego de un show en Atenas, Strummer viajó a España para aclarar sus ideas con respecto al futuro. Al regresar disolvió la banda. Durante su alejamiento, se emitió el primer sencillo de Cut the Crap, This is England, que tuvo críticas principalmente negativas. La canción, así como el resto del álbum que salió a la venta más tarde durante el año, había sido drásticamente modificada por Rhodes, agregándosele sintetizadores, baterías eléctricas y cantos de tribuna a las grabaciones de voz incompletas de Strummer. Otras canciones tocadas en la gira aún no han sido emitidas oficialmente al día de hoy como por ejemplo Ammunition, In the Pouring Rain y Glue Zombie.

Los integrantes de la banda se mantuvieron alejados por mucho tiempo hasta que se se reunieron a finales de los 90 para una compilación de éxitos y un documental sobre la banda. Aunque eso y la actuación en el 2002 en una beneficencia hizo ver las posibilidades de una reunión, todo se acabó con el fallecimiento de Joe Strummer el 22 de diciembre del 2002 de un ataque al corazón.

Simplemente The Clash estuvo entre las bandas más explosivas e interesantes en la historia del rock and roll. Ayudaron a crear y definir el movimiento punk. Si los Sex Pistols con su corta duración fueron la expresión del nihilismo, entonces Clash expresó la conciencia política. Después de la separación de los Sex Pistols, Clash se convirtió en el centro del movimiento punk y fue su icono durante cinco años. Sus discos fueron una muestra de tiempos tumultuosos, cargados de instinto y la crudeza del poder.

Canciones recomendadas:

White riot, Career opportunities, London’s burning, Clash city rockers, Complete control, I fought the law, Janie Jones, White man in Hammersmith Palais (The Clash)
Safe European home, Tommy Gun, Stay free (Give’em enough rope)
London calling, Brand new Cadillac, Spanish bombs, Lost in the supermarket, Clampdown, The guns of Brixton, Wrong’em boyo, Death or glory, Train in vain (Stand by me) (London calling)
Police and thieves, Armaggedion time (The guns of Brixton)
The magnificent seven, Hitsville U.K., Junco partner, Somebody got murder, One more time, Up in heaven (not only here), The sound of sinners, Police on my back, The equaliser, Washington bullets, Version city, Living in fame, Silicone on sapphire (Sandinista!)
Know your rights, Car jamming, Should I stay or should I go?, Rock the Casbah, Straight to hell, Ghetto defendant (Combat rock)
Dirty punk, We are The Clash, This is England (Cut the crap)
1977, Listen, Justice tonight, kick it over, Radio Clash (Super black market Clash)

El primer video de esta semana es su canción más conocida, London calling, del album del mismo nombre:

London calling - The Clash


Ésta es una versión en directo de Should I stay or should I go, tema ampliamente conocido por varios anuncios publicitarios, de su album Combat rock:

Should I stay or should I go - The Clash


Y un vídeo con temática referente a la guerra civil española de Spanish bombs:

Spanish bombs - The Clash


Las canciones que os linqueo corresponden a Police and thieves y Guns of Brixton, en que combinan muy bien rock, reggae y dub; White man in Hammersmith Palais, más rockera, del primer album; The magnificent seven, single muy conocido de su album Sandinista!, que bailaba mucho en mis tiempos mozos; Washington bullets, a ritmo caribeño, del mismo album; y la famosa Rock the Casbah, a ritmo latino en ambiente arábigo, del album Combat rock:

Police and thieves
Guns of Brixton
White man in Hammersmith Palais
The magnificent seven
Washington bullets
Rock the Casbah

6 comentarios:

www.checheche.net dijo...

Predfiero esta versión del spanish bombs:
http://www.youtube.com/watch?v=Ab3GW56dVAc

Little

JL dijo...

Me sigue gustando más mi video. Cuestión de gustos y de alegría visual y orgánica en general. Pero la traducción es un poco sui generis. Yo sigo oyendo "alma y corazón", y no "my darling thong". Y "in Anthony's free on", sigo oyendo "in Andalucía".

Ahora, que el amigo Strummer se notaba que había tomado clases de castellano con un diccionario Yale, con "yo te quiero infinito", y "dios te qüera".

www.checheche.net dijo...

@bonico...
¿Acaso desconoce que toda esa canción y su spanish era porque tuvo una novia spanish? checheche

Little

www.checheche.net dijo...

@bonico...
¿Acaso desconoce que toda esa canción y su spanish era porque tuvo una novia spanish? checheche

Little

JL dijo...

Ya decía yo que le gustaba mucho Granada y Andalucía, y ese "te quiero infinito", que no sale en los diccionarios Yale. Con razón hacía retiradas espirituales a España. No sabía ná er payo.

vanee dijo...

GENIO! (O en su defect Genia)

Amo The Clash. Odio que se disuelto por sus diferentes causas. Arg, me hubiera gustado vivir en su época. (L)

¡No lo podrías haber explicado mejor!