domingo, abril 15, 2012

Grandes álbumes: FLEETWOOD MAC - Rumours

Rumours es el undécimo álbum de estudio de la banda estadounidense de rock Fleetwood Mac. En gran parte grabado en California en 1976, fue producido por la banda con Ken Caillat y Richard Dashut, y fue lanzado en febrero de 1977 por Warner Bros. El registro alcanzó la cima de las listas Billboard de Estados Unidos y las de álbumes de Reino Unido. Go your own way, Don't stop, Dreams y You make loving fun fueron lanzadas como singles. Ganador del Premio Grammy, Rumours es el álbum con más éxito de Fleetwood Mac con ventas de más de 40 millones de copias en todo el mundo.

La banda quería ampliar el éxito comercial del disco Fleetwood Mac (1975), pero luchó contra las disoluciones de relaciones entre sus miembros antes de iniciar la grabación. Las sesiones de estudio de Rumours estuvieron marcadas por comportamientos hedonistas y conflictos interpersonales entre los miembros de Fleetwood Mac. Estas experiencias saldrían reflejadas en las letras de las canciones del álbum. Influido por la música pop, las canciones fueron grabadas mediante una combinación de instrumentos acústicos y eléctricos. El proceso de mezclado retrasó la finalización de Rumours, pero fue terminado a finales de 1976. Tras el lanzamiento del álbum en 1977, Fleetwood Mac emprendió giras promocionales por todo el mundo.

Rumours obtuvo elogios generalizados de la crítica. Las alabanzas se centraron en su calidad de producción y sus armonías, que con frecuencia dependen de la interacción entre tres vocalistas. El disco ha inspirado la labor de varios grupos musicales de diferentes géneros. A menudo considerado como el mejor lanzamiento de Fleetwood Mac, ha aparecido en varias publicaciones en las listas de los mejores álbumes de la década de 1970 y de los mejores álbumes de todos los tiempos. En 2004, Rumours fue remasterizado y reeditado con la adición de una pista adicional y un CD extra de canciones descartadas de las sesiones de grabación.

Tras la prublicación del álbum Fleetwood Mac en julio de 1975, que registró más de cuatro millones de copias vendidas y alcanzó el número 1 en 1976, impulsado por su single Rhiannon, que dio una exposición de amplio radio a la banda, y tras más de 6 meses de gira promocional, John y Christine McVie se divorciaron después de 8 años de matrimonio y sólo hablaban entre ellos de temas musicales. Lindsey Buckingham y Stevie Nicks, que se habían unido al grupo pocos años antes, tenían una relación de constantes disputas que les llevaba a frecuentes discusiones, que sólo desaparecían cuando trabajaban juntos en componer canciones. Mike Fleetwood se enfrentó a sus propios problemas internos tras descubrir que su esposa Jenny, madre de sus dos hijos, tenía un romance con su mejor amigo.

Las intrusiones de la prensa en las vidas de los miembros de la banda llevaron a relatar historias inexactas. Se informó que Christine McVie estaba en el hospital con una enfermedad grave, mientras que se declaró que Buckingham y Nicks eran los padres de Lucy, la hija de Fleetwood, tras ser fotografiados con ella. La prensa también escribió sobre rumores de retorno de los miembros originales de Fleetwood Mac, Peter Green, Danny Kirwan y Jeremy Spencer para una gira de décimo aniversario, pero la banda decidieron no cambiar su formación, a pesar de que sus miembros no tenían tiempo para llegar a un acuerdo con las separaciones matrimoniales respectivas antes de comenzar a grabar un nuevo álbum. Fleetwood se apercibió de "los tremendos sacrificios emocionales" sufridos por todos sólo para asistir al trabajo de estudio. A principios de 1976, Fleetwood Mac había elaborado algunas canciones nuevas en Florida. Los miembros originales Mike Fleetwood y John McVie optaron por prescindir de los servicios de su anterior productor, Keith Olsen, porque era partidario de un menor énfasis en la sección rítmica. El dúo formó una empresa llamada Seedy Management para representar los intereses de la banda.

En febrero de 1976, Fleetwood Mac se reunieron en los estudios Record Plant de Sausalito, California, con los ingenieros Ken Caillat y Richard Dashut. Las funciones de producción fueron compartidas por las tres partes, mientras que Caillat, técnicamente más adepto, fue responsable de la mayor parte de la ingeniería; se tomó un permiso de ausencia de los estudios Wally Heider de Los Angeles en espera de que Fleetwood Mac utilizaría finalmente sus servicios. La mayoría de los miembros de la banda se quejó del estudio, una estructura de madera con pequeñas habitaciones sin ventanas, y querían grabar en sus hogares, pero Fleetwood no permitió que nada se moviese. Christine McVie y Nicks decidieron vivir en dos condominios cerca del puerto de la ciudad, mientras el contingente masculino se quedó en un edificio adyacente a los estudios. La grabación se efectuó en una sala de seis por nueve metros que incluía una máquina grabadora de 24 pistas, una gama de micrófonos de alta calidad y una API de mezclas con ecualizadores 550A, que se utilizaban para controlar las diferencias de frecuencia o como timbre en las pistas. Aunque Caillat quedó impresionado con la instalación, consideró que la habitación carecía de ambiente adecuado debido a su sonido distorsionado por los techos que ensordecía los altavoces.

El título elegido para la grabación de Sausalito fue Yesterday's gone. Buckingham se hizo cargo de las sesiones de estudio para hacer un álbum pop. Según declaró Dashut, mientras Fleetwood y los McVie provenían de un fondo de improvisación de blues, el guitarrista entendió "el oficio de la grabación". Durante las primeras etapas de la composición, Buckingham y Christine McVie tocaban guitarra y piano para crear las estructuras básicas del álbum. Cuando la banda se atascaba, Fleetwood a menudo tocaba su batería fuera de su pantalla de partición del estudio para medir mejor las reacciones de Caillat y Dashut a la rutina del estudio. Los bafles fueron colocados alrededor de la batería y de John McVie, quien tocaba su guitarra frente a Fleetwood. Buckingham tocaba cerca de la sección rítmica, mientras los teclados de Christine McVie se mantuvieron lejos de la batería. Caillat y Dashut pasaron alrededor de nueve días experimentando con una gama de micrófonos y amplificadores antes de decidir la mejor metodología de la grabación de la banda.

A medida que progresaban las sesiones de estudio, las nuevas relaciones de los miembros de la banda que se formaron después de las separaciones comenzaron a tener un efecto negativo sobre Fleetwood Mac. Los músicos no se encontraban ni establecían relaciones sociales después de su trabajo diario en la planta de grabación. Al mismo tiempo, el movimiento hippie aún afectaba a la cultura de Sausalito y las drogas estaban fácilmente disponibles. El alto presupuestos que se habilitó para la banda y los ingenieros les permitía ser autocomplacientes; noches de desvelo y el uso extensivo de cocaína caracterizó gran parte de la producción del álbum. Chris Stone, uno de los dueños de Record Plant, indicó en 1997 que Fleetwood Mac compró "en exceso en acepción más exagerada" para asumir las largas y muy costosas sesiones; afirmó que la banda entraba a las 7 de la noche, hacía una gran fiesta hasta la 1 ó 2 de la madrugada, y entonces se ponían a iniciar la grabación.

Nicks sugirió que Fleetwood Mac creaba la mejor música cuando estaban en la peor forma, mientras que, de acuerdo con lo declarado por Buckingham, las tensiones entre los miembros de la banda durante el proceso de grabación "llevaron al conjunto a rendir más que la suma de las partes". El trabajo desarrollado por las parejas se convirtió en agridulce tras su separación definitiva, aunque Buckingham todavía tenía habilidad para tomar pistas de Nicks y "hacerlas hermosas". Las armonías vocales entre el dúo y Christine McVie funcionaban bien, y fueron capturadas mediante los mejores micrófonos disponibles en el mercado. El foco lírico de Nicks permitía en las canciones que escribía partes instrumentales más flexible y más abstractas. John McVie tendía a chocar con Buckingham acerca de la composición de canciones, pero ambos admitían haber logrado buenos resultados. En Songbird de Christine McVie, Caillat sintió que necesitaba el ambiente de una sala de concierto, y fue grabada durante una sesión toda la noche en el Auditorio Zellerbach, en Berkeley en plena Bahía de San Francisco.

Tras más de dos meses en Sausalito, Fleetwood organizó una gira de diez días para hacer un paréntesis en las duras y retroalimentar a los fans. Después de los conciertos, la grabación se reanudó en diferentes lugares de Los Angeles, incluyendo los estudios Wally Heider. Christine McVie y Nicks no asistieron a la mayoría de las sesiones y pasó mucho tiempo hasta que se necesitaron para grabar las voces restantes. El resto de Fleetwood Mac, con Caillat y Dashut, luchó para finalizar el proceso de remezclas de Rumours después de que las cintas de Sausalito fueron dañadas por su uso repetido durante la grabación. El grupo canceló la gira por Estados Unidos para permitir la finalización del álbum, cuya fecha de lanzamiento programada en septiembre de 1976 fue retrasada, y contrató a un especialista para rectificar las cintas de Sausalito utilizando un oscilador de varias velocidades. Tras el final de la etapa de masterización y al escuchar las canciones de forma consecutivas, los miembros de la banda sintieron que habían grabado algo bastante potente.

En el otoño de 1976, mientras se sigue grabando, Fleetwood Mac interpretaron canciones de Rumours en el Anfiteatro Universal de Los Angeles. John McVie sugirió el título del álbum de la banda porque sabía que los miembros estaban escribiendo en revistas y diarios unos sobre otros a través de la música. Warner Bros confirmó los detalles del lanzamiento a la prensa en diciembre y eligió Go your own way como single en enero de 1977. El marketing agresivo del álbum Fleetwood Mac de 1975, en la que se contactó con decenas de estaciones de radio FM y AM por toda América, ayudó a la promoción de Rumours. En aquellos momentos, se planificó una tirada de 800 mil copias del álbum, la más grande de la historia de Warner Bros.

Rumours fue lanzado en febrero de 1977 en Estados Unidos y una semana más tarde en Reino Unido. La portada muestra a Fleetwood y Nicks vestidos como en su etapa Rhiannon, mientras que la parte posterior tiene un montaje de retratos de banda; todas las fotografías fueron tomadas por Herbert Worthington. A finales de febrero de 1977, después de ensayar en los estudios SIR de Los Angeles, Fleetwood Mac empezó una gira promocional de 7 meses. Nicks declararía que, tras interpretar principalmente canciones de Rumours durante los conciertos, la banda encontró inicialmente malas recepciones de los fans que estaban no acostumbrados a este material. A una actuación benéfica en marzo para el senador americano Birch Bayh en Indiana siguió una breve gira europea por Reino Unido, Holanda, Francia y Alemania en abril. Dreams, lanzado en junio de 1977, se convirtió en el primer número 1 de la banda en el Billboard Hot 100.

Los principales letristas de Fleetwood Mac fueron Buckingham, Christine McVie y Nicks, quienes trabajaron individualmente sobre temas específicos, pero a veces compartieron letras entre sí. The chain es la única canción en la que todos los miembros, incluyendo Fleetwood y John McVie, colaboraron. Todas las canciones de Rumours giran sobre sus relaciones personales, a menudo turbulentas. Según Christine McVie, el hecho de que los letristas ampliamente se centraban en sus respectivas separaciones se hacía evidente a la banda a simple vista. You make loving fun trata sobre su novio, el director de iluminación de Fleetwood Mac, después de que ella se separase de John. Dreams, de Nicks, detalla una ruptura y tiene un mensaje esperanzador, mientras Buckingham hace un esfuerzo similar en Go your own way, aunque su propio camino es más pesimista. Tras un corto affair con una mujer de Nueva Inglaterra, él se inspiró para Never going back again, una canción sobre la ilusión de pensar que la tristeza nunca volverá una vez este sentimiento se absorba en la vida. Las líneas "Been down one time/Been down two times" hacen referencia a los esfuerzos de los letristas en persuadir a la mujer para darle una nueva oportunidad.

Don't stop, escrito por Christine McVie, es una canción sobre el optimismo. McVie señaló que Buckingham la ayudó en la composición de los versos porque sus sensibilidades personales se solapaban. La siguiente canción de McVie, Songbird, incluye letras más introspectivos sobre "nadie y todo el mundo" en la forma de una pequeña oración, mientras que la canción Oh Daddy es una referencia directa a Fleetwood, a quien la banda consideraba el gran padre. McVie, comentó que la escritura es ligeramente sarcástica y se centra en la dirección del batería para Fleetwood Mac, que siempre resultó ser la correcta. La canción de Nicks, Gold dust woman, está inspirada en Los Angeles y las dificultades encontradas en esa metrópolis. Tras luchar contra el estilo de vida exigido por el rock, Nicks se hizo adicta a la cocaína y en las letras abordaba su creencia en mantener viva.

Rumours está construido alrededor de una mezcla de instrumentación acústica y eléctrica. El trabajo de guitarra de Buckingham y el de piano Fender Rhodes y órgano Hammond B-3 de Christine McVie están presentes en todas las canciones. El registro incluye a menudo sonidos de tambor potentes y percusión distintiva como congas y maracas. Se abre con Second hand news, originalmente un demo acústico titulado Strummer. Después de escuchar Jive talkin' de Bee Gees, Buckingham y el co-productor Dashut construyeron la canción con cuatro pistas de audio de guitarra eléctrica y el uso de la percusión evocando rock celta. Dreams incluye "espacios etéreos" y un patrón recurrente de dos notas en el bajo. Nicks escribó la canción en una tarde y ensayó la voz mientras la banda tocaba a su alrededor. La tercera canción en Rumours, Never going back again, también fue creada como un simple demo acústico, titulado Brushes; Fleetwood Mac agregó más audio instrumental para hacerla con más capas. Inspirada por el patrón de baile de triple paso, Don't stop incluye acústico convencional y piano. En este último instrumento, las uñas se colocan en los puntos donde los martillos golpean las cuerdas, produciendo un sonido más percusivo. Go your own way está más orientado hacia la guitarra y ha tiene un ritmo bailable influido por Street fighting man de The Rolling Stones. Los ritmos del álbum se ralentizan con Songbird, concebido exclusivamente por Christine McVie utilizando un piano Steinway de nueve pies. Gold dust woman está influenciada por el jazz y sus letras se centran en la lucha de Nicks con la adicción a la cocaína.

La cara B de Rumours comienza con The chain, una de las composiciones más complicadas del disco. Una demo de Christine McVie, Keep me there, y una canción de Nicks fueron recortadas en el estudio y editadas para formar parte de la canción. La totalidad de la banda diseñó el resto de la canción con un procedimiento con enfoque similar al utilizado para crear una banda sonora; John McVie proporcionó un prominente solo usando un bajo, que marca una aceleración en el tempo y el inicio del final de la canción. Inspirado por el R&B, You make loving fun tiene una composición más simple e introduce un clavinet, un tipo especial de instrumento de teclado, mientras que la sección rítmica interpreta intercalando notas y ritmos. La novena canción de Rumours, I don't want to know, hace uso de una guitarra de doce cuerdas y vocales armonizados. Influídos por la música de Buddy Holly, Buckingham y Nicks la crearon en 1974 antes de que formasen parte de Fleetwood Mac. Oh Daddy fue elaborado espontáneamente y incluye improvisado patrones de bajo de John McVie y suaves teclados de Christine McVie. El álbum termina con Gold dust woman, una canción inspirada en el free jazz, que contiene música de un clavicordio, una guitarra Fender Stratocaster, y un dobro, y una guitarra acústica cuyo sonido es producido por uno o varios conos de metal.

Rumours fue un enorme éxito comercial y se convirtió en el segundo número 1 de Fleetwood Mac en Estados Unidos, tras Fleetwood Mac (1975). Se mantuvo en la cima de la lista Billboard 200 durante 31 semanas consecutivas, y fue número 1 también en Australia, Canadá y Nueva Zelanda. En mayo de 2011 reingresó en el Billboard 200 en el número 11, y en la lista ARIA de Australia en el número 2, probablemente debido a un episodio de la serie televisiva americana Glee que rendía homenaje al álbum, y en las que se interpretaron canciones como Dreams, The chain, Never going back again, Songbird, I don't want to know, Go your own way y Don't stop. El álbum fue certificado platino en Estados Unidos y Reino Unido. Las principales publicaciones comerciales americanas, Billboard, Cash Box y Record World, lo nombraron álbum del año de 1977. Tras debutar en el número 3, Rumours alcanzó la cima de la lista de álbumes de Reino Unido en enero de 1978, convirtiéndose en el primer álbum número 1 de Fleetwood Mac en este país. En febrero, la banda y los coproductores Caillat y Dashut ganaron el Grammy de 1978 para el Álbum del año. En marzo, el álbum había vendido más de 10 millones de copias en todo el mundo, incluyendo más de 8 millones solamente en Estados Unidos.

En 1980, 13 millones de ejemplares de Rumours habían sido vendidos en todo el mundo, una cifra que aumentó a casi 20 millones por 1987. En el momento de la gira de reencuentro de Fleetwood Mac en 1997, se habían vendido 25 millones de copias en todo el mundo. La cantidad ascendió a 30 millones en 2004 y 40 millones por 2009. En 2011, Rumours era el 13º álbum más vendido en la historia de Reino Unido y es disco de platino × 11 por la British Phonographic Industry, el equivalente de 3 millones de unidades vendidas. Ha recibido un premio de diamante de la Recording Industry Association of America para una certificación de platino × 19, ó 19 millones de unidades vendidas, siendo en 2012 el 6º álbum más vendido en la historia de Estados Unidos. También ha sido certificado × 2 disco de diamante por la Recording Industry Association canadiense con 2 millones de unidades vendidas, debutando en el número 1 en Canadá cuando fue lanzado con ventas de 59 mil copias, y × 13 platino por la Australian Recording Industry Association, el equivalente de 910 mil ejemplares vendidos. En 2006 fue certificado también oro × 5 por el Bundesverband Musikindustrie con ventas de 1.250.000 copias en Alemania.

Rumours ha sido aclamado por los medios de comunicación desde su lanzamiento. Robert Christgau, revisando en The Village Voice, lo describió como "más coherente y más excéntrico" que su predecesor y estimaba que suponía un salto cualitativo del grupo. John Swenson de Rolling Stone explicó que la interacción entre los tres vocalistas era uno de los elementos más agradables del álbum, manifestando que "a pesar de la interminable demora en terminar el registro, Rumours demuestra que el éxito de Fleetwood Mac no fue en vano." John Rockwell de The New York Times escribió que "es un disco delicioso, y se espera que el público piense así, también." Robert Hilburn de Los Angeles Times fue menos receptivo y denominó a Rumours "un disco frustrantemente desigual", mientras Juan Rodríguez de The Gazette sugirió que, "mientras que la música es más nítida y clara, las ideas de Fleetwood Mac son ligeramente más confusas.

En una pieza retrospectiva, Stephen Thomas Erlewine de Allmusic señaló que, independientemente del elemento voyerista, "el disco fue un éxito de ventas sin precedentes" debido a la calidad de su música; concluyendo que, "cada melodía, cada frase recupera su poder crudo y emocional inmediato, debido a que Rumours tocó un nervio sensible en su lanzamiento de 1977, y ha trascendido a su época como uno de los álbumes pop más grandes y más convincentes de todos los tiempos." En una revisión de 2004, Barry Walsh de Slant elogió a Fleetwood Mac por convertir una disfunción romántica trufada de turbulencias personales en un "clásico y eterno pop." En 2007, Daryl Easlea de BBC catalogó el resultado sonoro del disco como "casi perfecto", "como si mil ángeles te besaran dulcemente en la frente", mientras que Patrick McKay de Stylus escribía, "lo que distingue a Rumours, lo que lo hace arte, es la contradicción entre su alegría superficial y su corazón angustiado. Es un disco de radio amistoso sobre rabias, recriminaciones y pérdidas."

Mick Fleetwood considera Rumours "el álbum más importante que hicimos en nuestra carrera," porque su éxito permitió al grupo continuar la grabación durante años. El crítico de cultura Chuck Klosterman vincula las cifras de ventas de discos con "sus canciones realmente agradables", pero sugiere que no hay justificación para "la grandeza intrínsecamente" proporcionada por ellas. The Guardian recopiló datos en todo el mundo en 1997 de un abanico de reconocidos críticos, artistas y DJs de radio, colocando el disco en el número 78 en la lista de los 100 mejores de la historia. En 1998, Legacy: a tribute to Fleetwood Mac's Rumours fue producido por Fleetwood y editado. El disco contenía cada canción del disco original de Rumours versionada por una banda diferente influenciada por el grupo. Entre los músicos involucrados estaban las bandas de rock alternativo Tonic, Matchbox 20 y Goo Goo Dolls, grupos de rock con raíces celtas como The Corrs y The Cranberries, y cantautores como Elton John, Duncan Sheik y Jewel. Otros diversos grupos influenciados por Rumours incluyen el pop barroco de la artista Tori Amos, el grupo de rock duro Saliva, y la banda indie rock Death Cab for Cutie.

En 1998, Q colocó a Rumours en el número 3, tras London calling de The Clash y The dark side of the Moon de Pink Floyd, en su lista de los 50 mejores álbumes de la década de los 70. En 1999, Vibe lo destacó como uno de los 100 álbumes esenciales del siglo XX. En 2003, VH1 clasificó el disco en el número 16 de sus 100 mejores álbumes, mientras Slant lo incluyó como uno de los 50 álbumes pop esenciales. Ese mismo año, USA Today colocó a Rumours en el número 23 en la lista Top 40 álbumes, mientras que la revista Rolling Stone lo colocó en el número 25 en su edición especial de los 500 mejores álbumes de todos tiempos. En 2006, Time lo incluyó en su lista de los 100 mejores álbumes de la historia, mientras Mojo lo incluyó en su lista de los mejores 70 de la década de 1970. El álbum fue incluído en la lista de los "1000 álbumes a escuchar antes de morir" de The Guardian, y en el libro Los 1001 discos que debes escuchar antes de morir.

Rumours fue editado en DVD-audio multicanal en 2001, y en septiembre de 2011 en Super Audio estéreo-multicanal por Warner Japan en sus series Warner Premium Sound.

Listado de canciones:

1.-   Second hand news
2.-   Dreams
3.-   Never going back again
4.-   Don't stop
5.-   Go your own way
6.-   Songbird
7.-   The chain
8.-   You make loving fun
9.-   I don't want to know
10.- Oh Daddy
11.- Gold dust woman

Reedición 2004:

12.- Silver springs

Vídeos:

Second hand news - Fleetwood Mac


Dreams - Fleetwood Mac


Never going back again - Fleetwood Mac


Don't stop - Fleetwood Mac


Go your own way - Fleetwood Mac


Songbird - Fleetwood Mac


The chain - Fleetwood Mac


You make loving fun - Fleetwood Mac


I don't want to know - Fleetwood Mac


Oh Daddy - Fleetwood Mac


Gold dust woman - Fleetwood Mac


Silver springs - Fleetwood Mac

4 comentarios:

chorbyradio dijo...

Independientemente de los discos que haya vendido, este es un buen disco.
Yo lo escuché a través de la red y me gusta.
Es variado y jugoso.
Vi hace, no sé cuanto, como había sido la grabación del disco, hablado por los protagonistas y lo ves todo desde otro punto de vista.
Fue en un mal momento individual y colectivo, pero aún así, salieron adelante.
Son discos que, no sé a estas alturas si hay que tener físicamente, pero sí que por lo menos debes de escuchar.
Por cierto, me guste más o menos lo que poner en tu blog, la información que pones es envidiable.
Te doy mis más modestas felicitaciones.
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Es una obra maestra. Y más cuando descubres todas las dificultades que tuvieron que superar sus componentes en cuanto a sus problemas personales, y que tuvieron que trabajar en grupo para poder publicar una joya como ésta.
Es un disco que merece estar en todas las listas de mejores álbumes de la historia. Canciones una a una impresionantes y que forman un todo sólido y variado.
Gracias por los halagos, chorbyradio. Mi máxima es investigar. Que salga un trabajo mejor o peor depende del esfuerzo que le ponga y de lo bien o mal que quede reflejado.
Saludos sintéticos.

Francisco dijo...

¿Vas a subir el disco o vas a hablar infinitamente?

JL dijo...

No, Francisco, no... La filosofía de este blog no es poner a disposición descargas de archivos (en todo caso pongo a disposición textos), sino investigar un disco o una biografía y dar a conocer lo mejor del autor. Si eso supone para tí "hablar infinitamente" tengo que decirte que este blog pretende informar, no encontrar atajos fuera de la legalidad para acceder a su música. Un saludo.