viernes, febrero 01, 2008

MARRO

Al final de la temporada 74-75, el València CF, necesitaba un revulsivo. Habíamos terminado a sólo un punto del descenso a 2ª, y Francisco Ros Casares quería devolver la ilusión a la afición. Además de jugadores curtidos en el filial y en el recio Ensidesa de 2ª, sus fichajes mediáticos fueron Johnny Rep, el 7 de la selección holandesa, en la que formaba en la delantera con el extremo izquierdo Keizer, y un tal Johan Cruyff; y Víctor Marro, una apuesta del presidente.

Se nos vendía que, siendo tantos años suplente de Iríbar, daría similar o mejor rendimiento a Deusto, aquel portero del Málaga y Hércules que alcanzó la internacionalidad. Y quedó demostrado que Iríbar había taponado su proyección. Lo mismo se pensaba de Marro. Que El Chopo había impedido la eclosión de un gran portero.

Pero, como su apellido indica, Marro fue un marrón. Pronto se vio superado por Pepe Balaguer y Basauri, otro portero bilbaíno, ese que ahora es Delegado del Vila-Real. Sus flojas actuaciones, sus "manos de mantequilla" (no blocaba un balón ni por casualidad, deberían traer el barro de Lezama), sus salidas a medias, hacían su presencia insegura, y el asunto "portero" comenzó a ser urgente en la plantilla. Duró sólo dos temporadas, y terminó su carrera en el Osasuna.

Foto: www.ciberche.com