domingo, octubre 07, 2012

Grandes álbumes: HEAVEN 17 - Penthouse and pavement

Penthouse and pavement es el primer álbum del grupo inglés Heaven 17, publicado en 1981. Su primer single, (We don't need this)Fascist groove thang tiene trasfondo político de izquierdas y critica algunos aspectos de Gran Bretaña a comienzos de la década de 1980 bajo el liderazgo de la Primera Ministra Margaret Thatcher. La famosa canción fue prohibida por el DJ de Radio 1, Mike Read, (que se definía él mismo como conservador y seguidor de Thatcher) por ser abiertamente política. Otros temas explorados en el álbum son la guerra nuclear, el extremismo religioso, la influencia estadounidense en el mundo y el surgimiento de la clase yuppie.

Cuando Martyn Ware y Ian Craig Marsh se separaron de The Human League en el otoño de 1980, se produjeron muchas especulaciones acerca de su siguiente proyecto. Fue entonces cuando formaron la compañía de producciones British Electric Foundation (BEF), cuyo propósito era actuar como segmento de mercado para gran variedad de actividades musicales. Más tarde contrataron a su amigo fotógrafo Glenn Gregory para los vocales.

Es considerado uno de los mejores álbumes de los 80, porque, en primer lugar, la producción estaba hecha con una clase mucho mejor que el elegante new-romantic londinense, y, en segundo lugar, es uno de los primeros álbumes conceptuales de los 80, que amplía los temas tocados en Travelogue de The Human League, Penthouse and pavement relata una gran historia de consumismo de la era thatcheriana afirmando una arraigada confianza en que Sheffield fabricaba siempre un sonido más fresco que Londres. Su trabajo envasado, como todos los otros productos Marsh/Ware, mostraba tics de gran producción que trascendían lo obvio. El héroe anónimo del disco es el guitarrista/bajista John Wilson, cuyas magnífico bajo dio mucho juego a la cara Pavement.

Penthouse and pavement, consistía en dos caras muy diferentes, en la que la primera, “Pavement”, representaba un material mucho más orientado al dance, y la segunda, “Penthouse”, más techno para escuchar. El disco fue producido por B.E.F. en asociación con Pete Walsh, que había trabajado previamente con Stevie Wonder (de hecho, es una miembro de Wonderlove quien comparte vocales con Glenn en la canción Penthouse and pavement). Como curiosidad, Heaven 17 y The Human League compartían el mismo estudio grabación para Penthouse and pavement y Dare!, respectivamente. Heaven 17 grababa por la noche y The Human League durante el día.

A diferencia de la música aparentemente fría de otras bandas electrónicas, Heaven 17 se basó en el R&B y el funk para crear ganchos pop bailables. Mientras que los singles no se posicionaron muy bien en las listas en Reino Unido -(We don't need this) Fascist groove thang en el número 45, Play to win en el 46, Penthouse and pavement en el 57, y The height of the fighting (he-la-hu)-, sólo fue publicado en formato 12"), el álbum alcanzó el número 14 (24 en Suecia y 45 en Nueva Zelanda) y se mantuvo en el Top 100 durante 77 semanas. Penthouse and pavement fue certificado Disco de oro (más de 100 mil copias vendidas) por el BPI en octubre de 1982.

El álbum fue reproducido en vivo, en su totalidad, en una serie de conciertos que ofreció Heaven 17 durante 2010, uno de los cuales (en Sheffield) fue filmado y se emitió en la BBC Two en mayo de 2010. Un documental sobre la grabación del álbum se proyectó la noche siguiente y más tarde fue incluído en una nueva edición especial de tres discos del álbum lanzado en noviembre de 2010.

En la versión americana en CD de 1997, figuraban como bonus tracks las versiones extendidas de I'm your money y Play to win, y en la remasterizada de 2006, Groove thang (B.E.F.), Are everything (12" version), I'm your money (12" version), Decline of the West (B.E.F.) y Honeymoon in New York (B.E.F.)

Penthouse and pavement figuró en el libro 1001 álbumes que debes escuchar antes de morir.

En el álbum intervinieron los músicos Malcolm Veale (sintetizadores y saxo), Josie James (vocales en Penthouse and pavement), Steve Travell (piano en Soul warfare), The Boys of Buddha (sección de viento) y John Wilson (bajo, guitarra y sintetizadores de guitarras en la cara Pavement).

Listado de canciones:

1.-   (We don't need this) Fascist groove thang
2.-   Penthouse and pavement
3.-   Play to win
4.-   Soul warfare
5.-   Geisha boys and temple girls
6.-   Let's all make a bomb
7.-   The height of the fighting
8.-   Song with no name
9.-   We're going to live for a very long time

Bonus tracks edición remasterizada de 2006:
10.- Groove thang (B.E.F.)
11.- Are everything (12" version)
12.- I'm your money (12" version)
13.- Decline of the West (B.E.F.)
14.- Honeymoon in New York (B.E.F.)

Vídeos:

(We don't need this) Fascist groove thang - Heaven 17


Penthouse and pavement (extended version) - Heaven 17


Play to win - Heaven 17


Soul warfare - Heaven 17


Geisha boys and temple girls - Heaven 17


Let's all make a bomb - Heaven 17


The height of the fighting - Heaven 17


Song with no name - Heaven 17


We're going to live for a very long time - Heaven 17


Groove thang - B.E.F.


I'm your money (12" version) - Heaven 17


Are everything (12" version) - Heaven 17


Decline of the West - B.E.F.


Honeymoon in New York - B.E.F.

2 comentarios:

chorbyradio dijo...

Un gran álbum de electrónica.
Dos caras bien diferenciadas.
Una destinada al baile, mezclando, Funk, R&b y sonidos sintéticos, que rompieron moldes establecidos.
Incluso me atrevería a decir que fueron, sino los primeros, si de los pocos que se dieron cuenta que la electrónica se podía fundir con diversos estilos y no sucumbir a lo simple, superficial o con falta de calidad.
Otra cara más The HL de los comienzos.
Fria, maquinal, calculada.
Más próximos a BEF.
Por otro lado, un disco que rompía el tópico de que el Tecno Pop, aparte de frío y sin alma, era simplemente objeto de baile y de modernidad.
Ellos demostraron que no era así.
No son sus palabras exactas pero, en su momento, dijeron algo así como que, se podía bailar y también transmitir mensajes políticos a través de la música.
¡Qué Rayos!
Perdimos a los increibles HL de los comienzos, pero ganamos, con los integrantes por separado, dos increibles álbumes (este y Dare) y otro gran puñado de estupendos temas.
Se podría pedir más, pero me conformo.
Me estoy liando, pero no querría terminar sin hacer un comentario sobre la manía que tienen las discográficas de tocar las narices.
No es normal que quieran estar vendiendo todo el rato el mismo producto simplemente metiendo un par de bonus track en cada edición.
Me parece una tomadura de pelo.
Como este disco, hay muchos más que desde el año 2000 ya han sacado dos o tres ediciones como pocas variaciones.
Al final, y ahora más gracias a internet, lo vas consiguiendo, y esperas varios años hasta conseguir la que creas que sea la "refinitiva".
Perdón por liarme.
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Coincido plenamente con tus apreciaciones sobre el disco. Paradójicamente, es una de las contadas escisiones en que las dos partes salen ganando, pero parece como si diese la sensación de que ambos grupos echasen el resto en su primer trabajo tras la escisión, pues nunca pudieron superar el listón de ese primer álbum.
En cuanto a tu comentario sobre las reediciones, yo sólo las veo positivas si incluyen algún single que no apareciese en ningún álbum, porque la inclusión de caras B y outtakes es, en general, bastante relleno que mengua la calidad del disco. En la gran mayoría de casos yo veo negativo que se pierda la solidez de un gran trabajo con estas canciones de relleno que hacen perder al disco gran parte de su calidad concentrada, pero las discográficas supongo que buscan al nuevo oyente y al antiguo con canciones inéditas, aunque disten del atractivo de las originales del álbum. Una estrategia comercialmente correcta para las ventas, pero no para preservar la calidad del trabajo en sí.

Saludos sintéticos, chorbyradio