miércoles, marzo 18, 2009

U2 (1)


Con lo sorprendente de su sonido, lo recto de sus actitudes, lo atrevido de sus experimentos musicales y lo interesante de su discurso sociopolítico, U2 se ha convertido no sólo en el gran referente musical de varias generaciones, sino además en una de las bandas más grandes del rock contemporáneo.

En una época que se dividía entre el heavy metal y el pop de sintetizadores, U2 surgió de las calles de Dublín para proveer al rock de un sonido único, marcado principalmente por las guitarras altamente procesadas de The Edge y la poderosa sección de ritmos de Adam Clayton y Larry Mullen Jr., un estupendo círculo musical completado por el gran carisma y la voz de su figura principal, Bono.

En octubre de 1976, un joven de 15 años llamado Larry Mullen puso un anuncio en el periódico mural de su escuela de Dublín convocando a muchachos de su edad para formar un grupo musical. Desde los 10 años se había aficionado a tocar la batería, y a instancias de sus padres se decidió a formar un grupo, pues como le decían, "tamborileando solo en casa jamás podría llegar a nada".

Durante la mañana del sábado siguiente, el pequeño Larry se dedicó a seleccionar a su futura banda de entre la considerable cantidad de chicos interesados en su anuncio y que habían llenado la cocina de su casa. Escogió a tres de ellos: David Evans, que podía tocar la guitarra; Paul Hewson, quien según recuerda Larry "trató de tocar la guitarra pero no pudo muy bien; después quiso cantar y tampoco pudo muy bien. Pero tenía una personalidad tan carismática que lo acepté y de inmediato tomó el liderazgo. Yo fui el líder de la banda sólo los primeros cinco minutos".

Por último se integró al grupo un alocado jovencito con copete de grandes rizos rubios y vestido con una larga gabardina y botas hasta las rodillas. Adam Clayton tenía ya algo de experiencia como bajista en grupillos locales y hablaba con los términos de todo un experto, lo cual impactó a los demás, aunque poco después se darían cuenta que en realidad no sabía nada de música. Adam fue el único que a partir de ese día vio la banda como su futuro y soñaba que serían "más grandes que los Beatles", a diferencia de los otros tres chicos, para quienes formar el grupo significaba, según palabras de David, "hacer algo divertido los miércoles en la noche".
Pero formar la banda fue lo más fácil del asunto. Descubrieron que ninguno de los cuatro sabía tocar más allá de tres acordes para siquiera aprender temas de otros grupos, pues en toda su joven vida habían compuesto una sola canción. Apenas poseían el equipo esencial: una batería, un bajo sin amplificador, una guitarra eléctrica prestada y un amplificador prestado. Como después Adam adquiriría ese mismo amplificador, ninguno de los otros tres se atrevía a contradecirlo en nada, y esa fue una de las razones más poderosas para que tomaran la música más en serio.

En ese entonces soplaban vientos de cambio en Irlanda, o al menos en su capital. La preparatoria a la que asistían estos aspirantes a músicos, el Mount Temple Comprehensive, fue la primera con grupos mixtos y con un sistema de enseñanza a base de estimular la vocación de cada alumno sin rígidas disciplinas. Los chicos recibieron un enorme apoyo por parte de sus maestros de música, los cuales pacientemente les enseñaron lo más elemental.

Había llegado el momento de darle un nombre a la banda, que entonces cantaba versiones de los Beatles y los Rolling Stones. Adam recuerda: "Primero nos llamamos Feedback. A la banda se le adicionó Dik, el hermano de David, quien después nos dejó para tocar guitarra con los Virgin Prunes. Así que primero fuimos Feedback cuando él entró; después nos llamamos The Hype, con Dik todavía en la banda. El concierto de despedida de The Hype fue medio bizarra. La primera mitad del show fue The Hype, y después de 20 minutos, Dik dejó el escenario, y en ese momento nos convertimos en U2". U2 es el nombre del avión-espía norteamericano que en los años 60 se hizo famoso por haber caído en Rusia, aunque también es un juego de palabras: you too en inglés significa "tú también").

Por aquel tiempo también surgieron los cómicos sobrenombres por los que todo el mundo conoce a los integrantes de U2 hoy en día; ellos argumentan que cambiaron su nombre porque no tuvieron opción de escogerlo cuando eran bebés. Paul Hewson se autonombró Bono Vox, mote que sacó del anuncio publicitario de una tienda de artículos de asistencia para el oído. El ni siquiera sabía que Bono Vox significa "Buena Voz" en latín; de eso se enteró años después, cuando ya se había quitado el "Vox". No pudo haber escogido otro nombre más apropiado y tan lleno de buenos presagios para su principal cualidad, que es precisamente, la buena voz.

Por su parte David, mejor conocido como The Edge, nos explica: "The Edge es el borde entre algo y nada. Yo no soy particularmente una persona irritable (edgy), de modo que es algo gracioso". Adam y Larry optaron por sus nombre de pila tal cual. Después Larry tuvo que añadir el "Jr." al fina de su apellido por una poderosa razón: su padre, quien también se llama Lawrence Mullen, equivocadamente recibía las horrendas declaraciones de impuestos destinadas a su cada vez más próspero hijo.

La primera presentación del grupo fue, como es de suponer, frente a sus propios compañeros en el Mount Temple a mediados de 1978, en un concierto inolvidable para ellos. A fines de ese mismo año participaron en un concurso de Pop-rock llamado Guiness and Harp, en la ciudad de Limerick. Fueron los únicos concursantes que aparte de tocar sus propias creaciones, eran novatos (y Bono tenía laringitis). Esto los desanimó mucho a lo largo del evento, por lo que se llevaron la sorpresa de su vida cuando resultaron ser los ganadores. Hasta la fecha, ninguno de los cuatro ha podido explicarse cómo pudieron haber ganado.

El premio consistió en 5000 libras y un contrato con la CBS irlandesa para grabar un disco sencillo. Así surgió, en 1979, la primera producción discográfica del grupo, un sencillo grabado muy rústicamente y que lleva por nombre U2/3, que incluyó tres temas: Out of control, Boy-girl y Stories for boys. Este disco es actualmente una joya de colección difícilmente conseguible. En mayo de 1979 editan un nuevo sencillo, 11 o'clock tick tock.

Por insistencia del bajista Adam, el grupo por fin accedió a tener un manager, y el mismo Adam se encargó de encontrarlo: Paul McGuiness, quien ya tenía cierto prestigio como productor de cine y era entonces productor de The Stranglers. Aunque los chicos aún eran insufribles, McGuiness supo ver el potencial comercial y que podrían llegar a ser una gran banda, que sólo necesitaban a la persona indicada para enseñarles el camino, por lo que aceptó convertirse en su manager.

Todo lo anterior suena muy sencillo, pero no lo fue. Desde la formación del grupo ya habían pasado tres años que fueron muy duros, tanto en lo personal como en lo profesional. Y todavía faltaba más: en diciembre de 1979 la banda viajó por primera vez a Londres para tocar en pequeños clubes y bares; es ya famosa una actuación que tuvieron en Anchor por su audiencia de nueve personas. En el caso de U2, en lugar de desanimarse por estos fracasos, pareciera que reforzaran unos lazos que entretanto ya eran de estrecha amistad. Era una especie de cordón mágico que hasta la fecha los ha mantenido juntos, en ocasiones incluso en contra de su voluntad. Por esas fechas Bono declaró: "Siento que estamos destinados a ser una gran banda. Existe una cierta química que fue especial en los Rolling Stones, en The Who y los Beatles, y pienso que también hay algo especial de U2". Una comparación que en su tiempo habrá causado hilarantes risas; hoy en día nadie, ni el crítico más miserable, se atreve siquiera a dudarlo.

Tras publicar el single Another day, U2 por fin consigue un contrato con la compañía discográfica Island Records, que además de permitirle ingresos económicos más decentes, también le concedió completa libertad creativa. Es así como en 1980 sale a la venta el primer LP del cuarteto: Boy. Bajo la sabia producción de Steve Lillywhite, la banda logra interpretar once excelentes temas, de los que sobresalen I will follow, Out of control, A day without me y The Electric Co.

El disco fue un tremendo éxito a nivel nacional, a la vez que U2 se embarcó en una gira por Gran Bretaña y viajaron a Bélgica y Holanda para sus primeras presentaciones en Europa. Gracias a los continuos recitales, entre los que se incluían abrir las actuaciones de Talking Heads y concursos de camisetas mojadas, U2 pudieron llevar a Boy al nº 70 de las listas americanas a principios de 1981. Inmediatamente siguió un pequeño tour por la costa Este norteamericana. La revista irlandesa de rock Hot Press les concedió nueve primeros lugares en diversas categorías, basadas en los gustos del público.

Este explosivo éxito se debió más que nada al especial clima de las canciones, muy alejadas de las estructuras básicas y trilladas de la música en auge por entonces; en adelante, esta originalidad va a ser la principal característica del grupo. Sin embargo, este primer choque con la fama provocó una crisis interna en el grupo que estuvo a punto de separarlos. No obstante lograron sobrellevar el mal momento, y junto con el asesoramiento del estricto McGuiness, el grupo siguió adelante.

En Estados Unidos, el álbum fue editado con una caratula distinta, porque, no admitían que en la portada apareciera un chico “aparentemente” desnudo. Peter Rowan, el hermano del amigo de Bono, Guggi, es el “Boy” de la portada del disco. “Boy fue una retrospectiva de dos años de U2 - el final de nuestra adolescencia… lo qué buscábamos en Boy era algo de sonido de cine, panavision - realmente texturizado y grande, como una pantalla enorme en un cine”, dice Bono. “Volviendo la vista a este material inicial, nada realmente me horroriza. Particularmente en Boy, puedo oír un poco a las hadas malignas y los Buzzcocks y a The Skids, así como algunas ideas nuestras frenéticamente originales….Lo impactante es que antes de que tuviéramos algo, teníamos la creencia de que íbamos a ser una banda de exito. Desde el principio Adam nunca dudó que íbamos a ser grandes”, The Edge, 1988.

Durante el verano de 1981, el cuarteto se recluyó en los estudios Windmill Lane de Dublin para sacar su segundo disco de larga duración. October salió a la venta precisamente en octubre y a la primera semana de su lanzamiento alcanzó el puesto 11 de los charts ingleses. Al mes obtuvo el Disco de Plata por sus ventas, aunque después el disco no pudo superar las 250 mil copias.

Muchos piensan que el disco fue grabado muy apresuradamente, y en eso hay algo de verdad. Durante la grabación, Bono perdió el cuaderno que contenía todas las letras de las canciones (se sospecha que fue robado), y se vio forzado a improvisarlas. Bono comenta (1982): “Lo escuché la semana pasada por primera vez desde hace tiempo y no podía creer que era parte de él. Es un gran disco. No podría hacerle frente. Recuerdo las presiones bajo las que fue hecho, me recuerdo escribiendo las letras con el micrófono y a 50 libras la hora, es bastante presión. Lillywhite iba arriba y abajo en el estudio… él le hizo frente realmente bien. Y lo irónico sobre October es que hay una clase de paz en el álbum aun cuando fue grabado bajo esa presión.”. “Hay mucha gente que le gustó Boy, o se sintieron decepcionados por October, mientras que a la gente que no le gustó Boy, prefería October…no puedes conformarte con escuchar nuestra música una o dos veces. Pienso que October demostrará ser un álbum muy importante para la banda”. The Edge.

Otros opinan que el álbum no tuvo éxito por las duras críticas que recibieron por parte de la prensa, pues por primera vez mostraron el fervor religioso y el compromiso político que los distinguiría en el futuro, y que por supuesto no eran habituales en las bandas del momento. Aunque musicalmente U2 tenía una tendencia hacia la new wave, no se podía encasillar al grupo dentro de esa ideología, y por primera vez lograron desacomodar al periodismo.

Y hay quienes creen que en realidad el grupo, simple y sencillamente, ya no quería salir adelante. Las tensiones habían seguido desde el primer álbum, debido más que nada a la educación religiosa de los chicos, que en ese entonces, ya contaban con edades que fluctuaban entre los 18 y los 20 años; siendo tan jóvenes y relativamente inocentes, no se podían adaptar al desquiciante mundo del rock. Tenían un complejo de culpa por no consumir drogas, e incluso pensaron probar algunas para no parecer demasiado raros. Bono adquirió el vicio del alcohol, que afortunadamente dejó al madurar un poco más, pero la sensación de que el rock era algo trivial y lleno de basura siguió durante un buen tiempo.

October, que en un principo iba a llamarse Scarlet, es bastante parecido al primer disco, con la diferencia del estreno de The Edge en los teclados, lo cual les dio una nueva perspectiva sonora. Sobresalen la oda religiosa Gloria (nada que ver con la Gloria de Van Morrison y su homónimo Jim), I threw a brick through a window, Rejoice y la canción que le da nombre al álbum. El tiempo hizo justicia a esta producción, pues en la actualidad este disco sí se vende.

Y continuaron adelante. Después de efectuar giras y editar sencillos con bastante éxito, en marzo de 1982 sale a la venta War, el tercer álbum del grupo. Si con October todavía hubo dudas en la capacidad musical del cuarteto, este trabajo se encargó de disiparlas. Inmediatamente alcanzó los primeros lugares en las listas europeas y les abrió completamente el mercado estadounidense, y apoyado esencialmente por su exitosa gira.

La característica fundamental de War tiene bastante que ver con el título. 1982 fue un año de sangrientas contiendas bélicas en todo el mundo, como la invasión de las Malvinas por los ingleses, la de Afghanistan por los rusos y la de El Salvador por parte de los americanos, aparte de que la carrera armamentista estaba en su punto máximo. U2 denunció este clima de hostilidad con letras inteligentes y sin favoritismos por tal o cual partido, mezclando de vez en cuando ese fervor religioso tan suyo, sin abogar por el catolicismo ni alguna otra religión específica, sino con metáforas a menudo no muy fáciles de comprender.

Todos los temas incluidos en War son excelentes y están perfectamente ordenados dándoles continuidad al disco de principio a fin. Hay canciones que merecen especial atención: Sunday bloody Sunday, tema con el que abre el álbum, está interpretada a manera de marcha militar y nos habla de una Irlanda dividida por divergencias religiosas y azotada por sangrientos atentados en contra de la población civil por parte de terroristas, mostrándose U2 nuevamente sin preferencia por ningún bando. La melodía pone de manifiesto al cien por ciento las cualidades interpretativas de cada uno de los integrantes del grupo y quizá por eso Sunday bloody Sunday es uno de los temas preferidos por los seguidores de U2.

Seconds, en donde The Edge asume la primera voz, es una clara advertencia ante la escalada nuclear, mientras que en New year's day, Bono se inspira en Lech Walesa, en ese entonces separado de su esposa por encontrarse en exilio y toca la crisis socio- política en Polonia.
En War, Bono tocó algunas guitarras mientras que varios invitados incrementaron la perspectiva sonora del grupo con violines, trompetas y coros femeninos. Pero lo más significativo fue que en unos tiempos en que la música pop con sintetizadores y cajas de ritmos dominaban el escenario musical (debido en parte a que mediante nuevas tecnologías el precio de éstos habían bajado), U2 se mantuvo firme al esquema tradicional del rock. War confirmó a The Edge como uno de los mejores guitarristas del mundo, con la única cualidad de la originalidad. Hay cientos de guitarristas más veloces y virtuosos que él, pero eludiendo los caminos ya recorridos, The Edge se convirtió en el gran innovador que los demás quisieron pero no pudieron llegar a ser.

A pesar de todo lo anterior, War tiene un gran 'pero': Steve Lillywhite estuvo nuevamente a cargo de la producción. Teniendo buenas canciones distribuidas en una continuidad casi perfecta, e interpretadas por unos músicos que entretanto ya distaban bastante de ser esos niños que no sabían tocar tres acordes juntos, Lillywhite "se les quedó pequeño". Éste se concentró demasiado en captar la energía primitiva del grupo permitiendo que la ambientación fuera casi idéntica a las anteriores producciones, siendo que la calidad de la música ya no era apropiada para utilizarse en un marco basado en la new wave con el que crecieron, sino algo más maduro y profundo. Era obvio que necesitaban urgentemente a un productor que supiera guiar las inquietudes musicales del cuarteto hacia un cuadro más exigente. Más tarde encontrarían a la pareja de músicos que sabría exprimir el todavía algo oculto pero latente genio musical del grupo, la pareja mágica que tiempo después lo convertiría en leyenda.

“Más que cualquier otro álbum, War ha sido hecho en el momento correcto. Es una palmada en la cara contra el chasquido, el crujido y el pop. Cada uno está consiguiendo un estilo orientado más y más, cada vez más pulido. John Lennon tenía razón sobre éste tipo de música; él lo llamó música del papel pintado. Muy bonita, diseñada muy bien, música para comer tu desayuno. La música puede ser más. Sus posibilidades son grandes. La música me ha cambiado. Tiene la capacidad de cambiar una generación. Mira qué sucedió con Vietnam. La música cambió la actitud de una generación entera hacia la guerra”. Bono, junio de 1983.

El éxito de un grupo puede medirse mediante las ventas de sus discos. En el caso del rock hay otra manera igualmente eficaz: registrando el auge que se tienen en el mercado negro. Con U2 el problema era un poco grave. Cuando October salió a la venta, es decir el segundo álbum, ya existían once elepés piratas, y después de War se perdió la cuenta. Se trataba de grabaciones muy mal hechas durante las presentaciones en vivo, las cuales ya empezaban a ser legendarias.

Para no ver mermadas las ganancias del grupo por esta situación, Paul McGuiness y sus protegidos decidieron sacar un mini-elepé con ocho canciones en vivo. Su título: Under a blood red sky, nombre que se sacó de una estrofa de New year's day. Se supone que esta grabación se realizó durante el concierto de Red Rocks, cerca de Denver, Colorado, durante la triunfal gira de War por Norteamérica, aunque en realidad únicamente dos canciones fueron tomadas de dicha presentación: Gloria y Party girl; las demás grabaciones provienen de la gira del mismo nombre en Alemania.

Se hace alusión a este histórico concierto en Red Rocks porque aquí se filmó el primer vídeo oficial de larga duración del grupo, el cual se llamó Live at Red Rocks. Este concierto se efectuó en un anfiteatro al aire libre; el clima quiso pasarle una mala jugada a Bono y compañía con una lluvia torrencial que jamás cesó del todo, pero esto únicamente sirvió para darle el efecto correcto al concierto, lográndose una ambientación única que no poseían los videos de la época.
Por primera vez se pone de manifiesto a nivel masivo la tremenda energía que emana del grupo como un todo, pero sobre todo queda en evidencia la magistral capacidad interpretativa de Bono. Después de tanto años de foguearse en incontables presentaciones, saca a lucir toda la experiencia adquirida en el manejo de la audiencia y efectúa actos entre acrobáticos y mortales a lo largo tanto del concierto como del anfiteatro y del público.

Desde entonces Bono ha puesto no pocas veces su integridad física en peligro, y una pequeña ojeada al Bono de hoy muestra innumerables cicatrices causadas por su imprudencia: ha trepado altísimos techos de anfiteatros y ha dejado caerse de los escenarios para "estar con su público"; se ha resbalado, caído, rasguñado; ha sido golpeado por hombres y jaloneado por fanáticos frenéticos. Las súplicas de sus compañeros no consiguieron disuadirlo hasta que ocurrió algo más serio: a mediados de 1987 Bono se dislocó el brazo izquierdo durante un concierto en Washington, y parece que eso consiguió apaciguarlo un poco.

“Pienso que me perdí totalmente en varios puntos y que hice completamente el loco. Eso que hice en el festival de Estados Unidos. Subí a lo más alto del escenario, estaba como a centenares de pies y caminando a través de la lona, y la lona rasgada. ¡Dios! ¡No puedo mirar eso! No sé quién es esa persona. No sé quién está subiendo allí arriba. Tengo miedo a las alturas de cualquier manera”. Bono, enero de 1985.

Tras el brillante triunfo tanto del disco como de la gira War, el cuarteto regresó a los estudios Windmill Lane para sacar su próxima producción discográfica. Esta tendría tres elementos fundamentales que lo diferenciarían de los demás discos. Uno de ellos fue las sesiones de grabación en vivo en el Slane Castle, lo que creó una atmósfera única en el disco. Por otra parte, por primera vez se le concedieron a Bono totalmente los créditos de los textos, mientras que la música permanecía bajo la firma de U2.

Pero el elemento más importante fue el cambio en la producción, que esta vez corrió a cargo de dos excelentes músicos vastamente conocidos en el mundo del rock: Brian Eno y Daniel Lanois. En octubre de 1984 salió a la venta The unforgettable fire. Este álbum nos muestra a unos músicos que acababan de descubrir nuevos horizontes musicales; que experimentaron con todo lo que quisieron y que siempre tuvieron a su lado a dos sabios consejeros en caso de duda. Eno y Lanois impusieron constantemente al cuarteto nuevos y arriesgados límites, y una vez alcanzados, les señalaban otros. El resultado dejó boquiabierto al mundo entero.

Brian Eno comentó por aquella época: "...La primera impresión que tuve de U2 es que ellos eran músicos de corazón de una manera en que la mayoría de los músicos pop no lo eran. Ellos operaban desde el alma, no importa lo que esto significa para tí. Ellos no estaban haciendo esto porque querían estar en la portada de una revista, o ligar a muchas chicas, o tomar drogas. Ellos estaban haciendo esto porque tenían una pasión por algo que era tan fuerte como mi pasión por cualquier cosa. Y la única cosa que me importa ahora, y no me importa qué clase de alma sea, es que yo trabajo con gente con alma. No hay un track representativo en el álbum. The unforgettable fire es sólo la canción más orquestada - en realidad no hay un estilo en el álbum. En realidad hay cuatro o cinco U2's diferentes en el álbum - tres de los cuales no se habían escuchado antes".

Si bien la continuidad en The unforgettable fire no se logró del todo como en War, muchos consideran que las canciones ahí incluidas son las más memorables del cuarteto. Pride (in the name of love) es un himno pacifista dedicado al líder negro antirracista, Martin Luther King, o más bien a su trágica muerte. Este tema, que fue el primero en salir como sencillo, confirmó que a pesar de los cambios en la producción, el compromiso de su temática seguía en firme. The Edge comenta: "Con una canción como Pride tú puedes captar el arte que imprimió el letrista. Es la única canción pop que nosotros hemos escrito y ha tenido éxito. Pop es para mí una cosa que es fácilmente comprensible, la escuchas y puedes comprenderlo casi inmediatamente." The Edge no miente en lo más mínimo, pues Pride les abre el mercado del Medio Oriente y de paso del mundo entero, sin ser éste un tema dulzón y mucho menos sencillo.

A sort of homecoming describe un paisaje en medio de una catástrofe nuclear, y esta dura temática contrasta con la increíble belleza y dulzura de la melodía, nuevamente sin abusar de lo cursi. The unforgettable fire, la más instrumentada de las canciones como bien dijo Brian Eno, Wire y Bad nos hablan de los peligros de las drogas; ésta última merece especial atención, en primer lugar porque Bono se inspiró en un amigo que murió a consecuencia de una sobredosis de heroína, y en segundo porque es una joya musical difícilmente comparable con algo anteriormente escrito en la escena del rock. Bad lleva a lo largo de sus más de 6 minutos de duración un ritmo lento, pero la intensidad crece y crece, consiguiéndose así un efecto hipnotizante y que da la sensación de que uno mismo ha muerto de una sobredosis de heroína. El álbum finaliza con una canción de arrullo nocturno llamado MLK, también dedicada a Martin Luther King.

The unforgettable fire era un álbum maravilloso fuera, velado como una pintura impresionista, muy distinto de una cartelera, o de un slogan publicitario. En América hubo un golpetazo cuando sacamos The unforgettable fire. La gente pensó que éramos el futuro del rock-and-roll y nos dijeron, `¿Qué están haciendo con este maldito álbum hippie de Eno?’. Debemos tanto a Eno y Lanois por ver a través al corazón de U2.” Bono, 1987.

Como ya dijimos antes, The unforgettable fire confirma a U2 como una gran banda y le da fama a nivel mundial, fama que ellos supieron aprovechar realizando numerosos conciertos y actividades benéficas. El grupo realizó innumerables acciones benéficas a lo largo de los tres años que siguieron a la aparición de The unforgettable fire, de las cuales resaltan las siguientes:

En noviembre de 1984, encontrándose el grupo durante una gira por Japón, Bono y Adam fletaron un avión especial al enterarse de que Bob Geldof solicitaba a músicos famosos en Londres para grabar una canción a beneficio de los campesinos de Etiopía, que fue asolada por una terrible sequía. Los músicos participantes: Phil Collins, Sting, Paul Young, George Michael, Duran Duran, Bananarama, Status Quo, Spandau Ballet, Koll & The Gang, Boomtown Rats y Boy George. El nombre del proyecto: Band Aid. El título del tema: Do they know it's Christmas? El vídeo de apoyo fue realizado en diciembre de ese mismo año.

El 13 de julio de 1985, cuando Bob Geldof logra convertir la hambruna de Etiopía en un problema que preocupa a toda la humanidad, U2 participó junto a los mejores artistas ingleses en el histórico concierto Live Aid, celebrado simultáneamente en el estadio de Wembley de Londres y en Filadelfia, en Norteamérica, donde también la 'créme de la créme' artística estadounidense se presentó durante 12 horas seguidas.

Meses más tarde, el cuarteto encabezó otro concierto benéfico en su natal Dublín. Dicho evento se tituló Self Aid, que fue una campaña del tipo "empléate a ti mismo" y que se realizó en pro de la enorme masa de desempleados en Irlanda. Aquí participaron Bob Geldof y sus Boomtown Rats, Elvis Costello, The Pogues, Van Morrison, Chris de Burgh y Clannad, un grupo de hermanos del cual saldría Enya para convertirse en solista. Obviamente el momento culminante corrió a cargo de U2, que arrancaron su actuación con una feroz versión de C'mon everybody, el clásico tema del fallecido ídolo de los 50 Eddie Cochran.

Posteriormente participaron en un movimiento efectuado en contra de la segregación racial en Sudáfrica y que se denominó Artists United Against Apartheid, que conllevó la grabación de un elepé y un single de varios artistas, Sun city.

Entonces U2 descubre una organización hecha a su medida: Amnistía Internacional. El cuarteto se une a Peter Gabriel, Sting, Lou Reed, Bryan Adams y Joan Baez entre otros para efectuar una gira de tres semanas por Estados Unidos denominada Conspiracy of hope. Desde entonces los lazos entre Amnistía y U2 son fuertes: tanto en su revista promocional trimestral Propaganda, como en sus discos posteriores, no sólo aparece la dirección del club de admiradores, sino también la leyenda "Join Amnesty International", incluyendo la dirección de la organización tanto en Norteamérica como en Gran Bretaña.

Así, U2 y los brillantes artistas de mediados de los ochenta (y otros no tan brillantes, pero bien intencionados) demostraron al mundo entero que los ideales de los jóvenes de aquella época eran fuertes, y que podían conseguir milagros si tan sólo se lo proponían. Dejaron en ridículo a muchas instituciones gubernamentales recaudando dinero para los más necesitados y propagando una filosofía pacifista y antirracial.

Con respecto a Conspiracy of hope, Bono ha señalado: "El sentimiento de los conciertos de Conspiracy of hope fue poner en claro las actividades de Amnistía, ya que muchos norteamericanos la veían una organización comunista, cuando en verdad la entidad no se ocupó sólo de exigir la liberación de personas encarceladas por regímenes pronorteamericanos sino que están activados en todo el mundo. Amnistía no se ocupa de la pelea entre la izquierda y la derecha. Su intención es difundir un nivel más elevado de verdad. Por ejemplo, el hecho de que en el mundo aún se tortura a la gente en la misma escala que en la Alemania nazi es una realidad que muchos se resisten a creer en pleno 1986".

Y en cuanto a los conciertos benéficos, el cantante prosigue: "La música de los años 60 fue parte de un movimiento que en cierta medida contribuyó a frenar la guerra de Vietnam, y no hay razones valederas como para que la música de los 80 no logre llegar a tener una importancia similar. Yo siempre creí que la música podría contri buir al cambio, pero no de una forma melodramática sino como parte de un movimiento de protesta positivista, Tenemos que poder ver más allá de la izquierda y de la derecha porque en muchos casos, las ideologías políticas de principios de siglo ya no son aplicables. En la actualidad existen nuevos problemas y es necesario encontrar nuevas soluciones".

Tales actividades han repercutido tanto positiva como negativamente en el éxito del grupo. Se puede mencionar que en 1986 los lectores de la prestigiada revista Rolling Stone los escogiera como el "El mejor grupo del año" y "El mejor grupo en vivo". O que durante la gira contra el apartheid les halla llamado la hija del obispo africano Desmond Tutu para decirles que su padre estaba al tanto de lo que habían hecho y que realmente lo apreciaba.

Pero también se ha ganado severas críticas tanto de los músicos de su propio bando como por gente que no ve con buenos ojos las acciones activistas del grupo. Durante la gira de The Joshua tree, Stevie Wonder y Lionel Richie les exigieron que cancelaran su concierto en Tempe, Arizona, y que se unieran al boicot de cantantes negros en contra de este estado por ser el único en rehusarse a incluir un día festivo nacional de Martin Luther King. En un principio Bono no quiso tocar, pero consideraron que tocando Pride y MLK, y haciendo severas alusiones en contra del racismo, ellos a su manera rendirían tributo a Martin Luther King. Y tocaron.

Otro conflicto mucho más serio lo cuenta Bono en su singular estilo: "Muy a principios de la gira The Joshua tree recibimos una amenaza de muerte en Los Angeles, la cual fue tomada muy seriamente por la policía. Ellos pensaban que la persona que nos amenazaba ya se encontraba en el estadio donde estábamos a punto de dar inicio a un concierto. Cuando llegué al escenario de repente toda la gente me pareció sospechosa. Nunca pensé que tomaría en serio una cosa así, y cuando empecé a cantar olvidé todo el asunto. Me olvidé de ello a la manera de '¡estamos aquí por mandato de Dios y todavía no hemos terminado nuestro trabajo!' La segunda noche, antes del concierto, vino nuevamente la policía y nos dijo que se habían equivocado y que el tipo estaría esa noche. Muy frecuentemente hemos sido atacados por racistas porque escribimos una canción para Martin Luther King, o por comunistas mediocres porque participamos en la gira de Amnistía. Siempre hay alguien que nos ve un defecto. Pues bien, en el momento de estar esa noche en el escenario y empezamos a cantar Pride, pensé: 'Si alguien de veras lo quiere hacer, ahora es el momento'. Me encogí en el escenario, cerré los ojos y de repente tuve que pensar en la muerte. Cuando volví a abrir los ojos, ví a Adam sobre mí, creando una barrera entre el público y yo. ¡Ese fue un momento extraordinario!".

El grupo en sí se resiste a que lo encasillen como una agrupación netamente religiosa o política. Durante toda su carrera han hecho declaraciones en donde constantemente tienden a trivializar su labor artística e ideológica. Por ejemplo Bono: "Muchos piensan que siempre hemos hecho música por los motivos más bondadosos. Eso es absolutamente falso. Empezamos a hacer música porque simplemente nos aburríamos en la escuela, o porque no queríamos trabajar en una fábrica, o ser maestros, o porque no queríamos hacer el servicio militar. Esos fueron nuestros motivos". En otra ocasión comentó: "Si soy un santo, entonces soy uno muy malo. Muchos confunden la música con los músicos. Lo especial de U2 es la música y no los músicos. Somos gente completamente común y nuestro trabajo consiste en hacer música, y así como otros construyen casas, trabajan en una fábrica o dan clases en una escuela, nosotros tratamos de escribir buenas canciones".

Así, fueron pasando los años 1984, 1985 y 1986 con U2 en la cresta de la ola hasta llegar a The Joshua tree, que fue no solo el álbum más esperado del grupo irlandés sino también su obra maestra.

La producción de Eno y Lanois, los bellos textos de Bono, canciones como With or without you o Still haven't found what I'm looking for y Where the streets have no name sorprendieron en un principio a su legión de fans en todo el mundo; ellos estaban acostumbrados a unos U2 combativos en lo musical y se encontraron con un álbum de rock “bíblico” en el que Bono, The Edge, Adam y Larry aparecían posando como los nuevos profetas para el prestigioso fotógrafo holandés Anton Corjbin.

La gira de aquel álbum pasó por España en 1987 y U2 llenaron el estadio Bernabeu así como todos los recintos donde actuaban. U2 ya se habían convertido en el grupo más importante del rock de los 80. Además, ganó el premio “Album of the year” en los Grammy Awards (1988), y se convirtió en uno de los albums más vendidos de todos los tiempos. “Muchas de las canciones fueron grabadas en el dormitorio de Larry o la sala de estar de Adam. Cuando las luces rojas se encienden, habitualmente no respondemos. Cuando solamente nos dejan “ser”, nos dejan hacer música a nuestra propia manera, algunas de las canciones son casi como demos. Tuvimos que luchar para hacerlas funcionar y había muchas canciones que dejamos de lado. Habría podido ir en diversas direcciones. Queríamos un álbum de una sola pieza, no una cara A y una cara B”. Bono, marzo de 1987.

U2 decidió filmar un documental sobre su gira estadounidense, grabando además nuevo material en el camino. El proyecto se llamó Rattle & hum, que fue respaldado por un doble disco en el que había canciones en vivo junto con nuevo material. Mientras que el álbum Rattle & hum lograba ser un éxito, la película recibía pobres críticas en las que se reseñaba la fascinación del grupo por la música de raíces americana como el blues, el soul, el country y el folk. La voluntad de homenajear a los clásicos aparece sublimada en sus versiones de Helker skelter (Beatles), Star spangled banner (Hendrix), La respuesta a Lennon en God part II y la colaboración con Dylan y B.B.King.

“¿Qué otra banda en nuestra posición aprendería los acordes de All along the watchtower 5 minutos antes de salir al escenario, tocarla en directo y grabarla? Nadie”. Bono. “Descubrimos un enlace común entre nosotros y algunos de los más viejos artistas como B.B. King. Cuando nos encontramos con él, hubo un mundo entero de entendimiento y no fue necesario decir nada. Ésta ha sido la rentabilidad de trabajar diez años para conseguir llegar a esta posición. No tenemos que probarnos más. Está en la música y la gente puede oírlo”. Adam.

El doble álbum es una forma de acercar su público habitual esencialmente joven, al rock y rythm & blues de los 60 y afianzarse en Estados Unidos. Rattle & hum fue filmado, por un ayudante de Spielberg, para su distribución en vídeo. La crítica opina que la banda está comenzando a sobreexponerse y muy a tiempo, se retiran a sus casas en Irlanda y tratan de mantenerse fuera de la luz pública durante los dos años siguientes. En 1988 Bono y The Edge componen para Roy Orbison, She's a mistery to me.


Canciones recomendadas:

I will follow, An cat dubh, Into the heart, Out of control, Another time, another place, The Electric Co., Stories for boys (Boy)

Gloria, I fall down, I threw a brick through the window, Rejoice, Tomorrow, October, With a shout (Jerusalem), Is that all? (October)

Sunday bloody Sunday, Seconds, New year's day, Like a song..., Drowning man, Two hearts beat as one, Surrender, 40 (War)

Party girl (Under a red blood sky)

The unforgettable fire, Pride (in the name of love), Bad, A short of homecoming, Wire, Indian summer sky, MLK (The unforgettable fire)

Where the streets have no name, I still haven't found what I'm looking for, With or without you, Bullet the blue sky, Exit, Red hill mining town, One tree hill, Mothers of the disappeared, In God's country (The Joshua tree)

Desire, All I want is you, Angel of Harlem, When love comes to town, Heartland, God part II, Silver and gold (Rattle & hum)


Vídeos:

Del álbum Boy, dos vídeos de un concierto en 1983 de Out of control y The Electric Co.:

Out of control (live) - U2


The Electric Co.(live) - U2


De October, I threw a brick through a window y With a shout (Jerusalem) en directo, y Is that all? (sólo audio):

I threw a brick through a window - U2


With a shout (Jerusalem) - U2


Is that all? - U2


De War, Sunday bloody Sunday en directo, y Two hearts beat as one en Top of the Pops:

Sunday bloody Sunday (live) - U2


Two hearts beat as one - U2


De The unforgettable fire, Pride (in the name of love) y Bad en directo:

Pride (live) - U2


Bad (live) - U2


De The Joshua tree, I still haven't found what I'm looking for en directo con Bruce Springsteen, Red hill mining town y In God's country:

I still haven't found what I'm looking for - U2 (live feat. Bruce Springsteen)


Red hill mining town - U2


In God's country - U2


De Rattle & hum, When love comes to town y All I want is you:

When love comes to town - U2


All I want is you - U2

3 comentarios:

Little dijo...

A mí es que cuando un cantante se cree algo en la vida y le da por dar la brasa y querer salvar el mundo....

pinxo dijo...

Parecía que ya se había dicho todo sobre estos monstruos, pero aún así JL se atrevió con ellos...

Anónimo dijo...

這家的情趣用品款式多樣!
情趣用品包裝隱密
你需要情趣用品輔助嗎?
情趣用品好好用!
情趣用品,情趣用品,情趣用品
情趣用品,情趣用品,情趣用品
情趣用品,情趣用品,台中搬家公司,A片,簡轉繁工具很好用的