miércoles, julio 16, 2008

MIKE OLDFIELD (Y 3)


Más tarde en 1996 sale a la luz Voyager, un disco con el que quiere volver a acercarse a las raíces celtas que tanto influyeron en discos como Ommadawn y Hergest Ridge. Aunque hay voluntad y temas que pueden considerarse buenos, la impresión general es que no lo consigue. No es un disco que guste especialmente a sus fans. Además, durante el período en que fue grabado el disco, el propio Mike no estuvo en el mejor ambiente. Se compró una casa en Ibiza con vistas al mar para "buscar la unión con los elementos" y relajarse. Ibiza es conocida por sus discotecas y sus movidas, y eso no pasó desapercibido para Mike, el cual era visto frecuentemente trasnochando en muchas de ellas. Incluso protagonizó un lamentable incidente un día en que volvía borracho de madrugada en su Mercedes y lo estrelló contra un árbol.

En 1998 publica Tubular bells III, del que ya había dado una deprimente muestra en el recopilatorio XXV. Para suerte de los fans y suya propia, la versión que coloca en el disco de su tema Secrets está mucho mas trabajada. Al contrario de los dos primeros Tubular bells, este no guarda una estructura de tipo "sinfonía con pequeños movimientos". Más bien se trata de pistas independientes que eso si, guardan cierto parecido con algunas de las pistas de los otros dos discos "tubulares". Con este disco Mike vuelve a demostrar que aún no ha salido del bache musical que tuvo en la etapa ibicenca, aunque dentro de él tiene pistas realmente brillantes. Una muy destacable es la que utiliza como conclusión al disco y que podría haberse llamado The bell III, ya que era otra revisión de la citada pista de los anteriores Tubular bells. En este caso se llamó Far above the clouds, y es presentada como maestro de ceremonias por su hija Greta Marie que en aquel tiempo tenía 10 años.

Con este disco Mike quería plasmar de alguna forma lo malo y frustrante que le ocurrió durante su estancia en Ibiza, aunque simboliza con Far above the clouds la vuelta a la paz y el recuerdo de lo que dejó allí, y eso lo consigue añadiendo un sonido de pájaros cantando que se escucha al final del disco. La premiere, muy bien montada y desarrollada, donde tanto Mike como sus músicos ofrecieron un gran espectáculo a su audiencia, tuvo lugar en el Horseguards Parade de Londres el 4 de septiembre de 1998 junto al palacio real, y se estropeó un poco a causa de la lluvia y de un apagón que hubo en mitad del espectáculo. Aquí Mike nos presentaba a la que a partir de entonces parecía iba a ser su cantante musa, tal como lo fue Maggie Reilly en la década de los 80. Era Pepsi Demacque, una cantante de color que no pudo tener mejor presentación ante los muchos millones de espectadores que estaban viendo aquel espectáculo. Su debut fue magnífico, aunque sus fans tal vez comparando con Maggie empezaron a dividirse en sus criterios sobre ella. Lo cierto es que eran cantantes totalmente diferentes. Esta vez el diseño de la portada corrió a cargo de un estudio de diseño infográfico, el Bill Smith's Studio, el cual se basó en los anteriores diseños de Trevor Key. La razón de este cambio de diseñador fue la muerte pocos años atrás de Key.

En 1999 a Mike se le ocurre hacer un disco-experimento. Este disco se llamaría Guitars, y ya el título da una buena pista de lo que es. Absolutamente todos los instrumentos que se escuchan son guitarras. Un disco entero tocado con guitarras pero en el que suenan otros instrumentos. Esto es posible gracias a las famosas pastillas MIDI, en las que la vibración de una cuerda de guitarra es transformada en cualquier nota de instrumento MIDI que anteriormente hayamos seleccionado. Gracias a esto Mike pudo incluir percusiones, instrumentos de viento, sintetizadores y todo lo que se le ocurrió, pero todo tocado con guitarras.

Guitars no llegó a ser un disco suficientemente admirado entre los seguidores de Mike, aunque tiene pistas realmente espléndidas. Entre ellas por citar algunas podríamos destacar Muse, un tema acústico que recuerda totalmente las composiciones acústicas de los 70; Cochise, en la que Mike derrocha toda la energía que se puede sacar de las guitarras, y Summit day, una de las preferidas por su público y que destaca por el enorme sentimiento y sensibilidad que irradian sus notas.

Poco después de la edición del disco se embarcó en un tour que le llevó por toda Europa. Se llamó Live Then & Now Tour, y en el tocó temas del álbum Guitars y Tubular bells III, pero también dio un repaso a repertorio antiguo, como algunos temas del Songs of distant Earth y sus imprescindibles Shadow on the wall y Moonlight shadow, cantadas espléndidamente por Pepsi, que allá donde estuvo supo ganarse el calor del público. En la gira hicieron de teloneros el grupo gallego Luar Na Lubre, cuya cantante, Rosa Cedrón, ya conocía a Mike al haber cantado para él la canción The inner child, contenida en el álbum Tubular bells III. Además, el compositor de este grupo, Bieito Romero, fue quien compuso el tema original en el que se basó Mike para hacer The song of the sun que aparece en su disco Voyager de 1996. El tema en cuestión, y en formato original, se llamaba O son do Ar (El sonido del viento) y los Luar tuvieron que tocarlo en todos los conciertos que dieron en esta gira en que acompañaron a Mike.

Ya en tiempos de la promoción de su álbum Guitars, Mike reconoció en algunas entrevistas que estaba envuelto en la composición de un álbum que sería todo un homenaje a los 2000 años de historia transcurridos desde el nacimiento de Cristo. Y a finales de 1999 la WEA sacó al mercado el disco The millennium bell. Curiosamente la portada dice mucho del concepto del disco. Una campana doblada, como ya es habitual, flotando entre una amalgama de objetos como planetas, guitarras, espadas, mariposas, astronautas, el famoso reloj derretido de Dalí y algunas cosas más. Esta vez la portada fue diseñada por la compañía infográfica Blue Cactus.

Posiblemente sea el disco mas extraño que Mike haya sacado en toda su carrera. Da un repaso no solo a 2000 años de historia, sino también a muchos estilos musicales con los que parece querer demostrar que aparte de dominar muchísimos instrumentos, también dominaba muchos estilos. El disco empieza con Peace on Earth, una especie de canción navideña en la que se recuerda el nacimiento de Cristo, después Pacha Mama, inspirada por un viaje que Mike hizo a Cuzco, en Perú. Pacha Mama fue uno de los singles del álbum, y para hacer que reflejara y evocara el ambiente de la época y la magia de los chamanes incas llamó a la cantante Miryam Stockley (conocida por sus trabajos en Adiemus y con Karl Jenkins), y a un coro.

Es curioso que antes de salir el disco, en todos sus reviews aparecia una pista que al final o no se incluyó en el disco o era la misma Pacha Mama con otro nombre. Esta pista se llamaba Excalibur. Para conmemorar el descubrimiento de América introdujo en el disco Santa María, una pista muy parecida en estilo a alguna que ya Vangelis hizo en su día para una banda sonora de una película. Le sigue Sunlight shining through clouds, una canción magnífica en la que se recuerda la esclavitud en América. Para ello Mike aporta a la música una letra ya hecha, exactamente la misma que tiene la canción de gospel Amazing Grace. Este es el tema que Mike deja a Pepsi en el disco, y aunque no le da oportunidad a lucirse la verdad es que queda bastante bien. En principio hubo rumores de que la que aparecería en el disco sería una canción rap y a sus fans esto no les sentó nada bien.

The Doge's Palace es un recuerdo de una de las familias mas influyentes de la Venecia renacentista. En ella una orquesta toca una especie de polka que es acompañada por un coro que de vez en cuando cantan en voz alta los nombres de varios de los miembros de la familia Doge. Después llega otro ejemplo de que un músico como Mike puede hacer cosas con muchísimo sentimiento, Lake Constance. Le sigue Mastermind, que recuerda a la Chicago de los años 20 con sus bandas de gangsters. Broad sunlit uplands y Liberation fueron añadidas como un triste recuerdo de la Segunda Guerra Mundial.

Otra de las sorpresas del disco fue Amber light, que sirvió para conmemorar la llegada del amanecer del nuevo milenio. Lo realmente impresionante de este tema es, aparte de la belleza de la melodía, la unión de dos coros cantando a la par junto con Miryam Stockley, David Serame y Nicola Emmanuel, que llevarían las voces principales. Se intentó hacer una versión de este tema con la colaboración especial de Nelson Mandela, que citaría las palabras de introducción, pero los numerosos compromisos de éste impidieron que esto llegara a producirse en la fecha prevista, así que se abortó el proyecto. Y como colofón al disco mas extraño en la carrera de Mike llega la pista que le da nombre, The millennium bell, que fue un repaso a todas las canciones del disco, pero esta vez en versión reprise. Como premiere dio un concierto para celebrar la llegada del nuevo milenio en el Siegessäule de Berlín, a unos 300 metros de la Puerta de Brandemburgo. Se calcula que cerca de un millón de personas estuvieron allí presentes. Mike quiso conmemorar aquella ocasión con la creación de un tema, Berlin 2000, que serviría para poner fin al concierto.

Su siguiente trabajo vendría dos años después: Tres Lunas. Como curiosidad diremos que este disco se suponía que era el primero de un contrato de tres (aunque al final solo hiciera dos) con Warner España como artista local. El título del álbum es un homenaje a un local de copas ibicenco llamado Dos Lunas. De hecho al disco se le nota todavía la influencia de Ibiza en Oldfield. Es de un tono claramente chill-out, aunque con el toque peculiar de Oldfield y sus guitarras. La presentación se realizó en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de València.

El disco se componía de dos CD's: el primero contenía las 13 pistas de música más una remezcla del single To be free. El segundo CD contenía un videojuego, llamado Music-VR, diseñado a partir de ideas del propio Oldfield, y donde la música tenía un gran papel protagonista. La prensa se centró en este contenido, obviando prácticamente el CD musical, y el disco no tuvo una gran acogida entre los fans, que esperaban algo más clásico.

Al año siguiente concluye su etapa con WEA con la publicación de Tubular bells 2003, una regrabación del álbum más conocido de Oldfield. Durante toda su carrera, Mike había declarado que no se encontraba contento con la versión que al final se publicó de su ópera prima, la veía llena de imperfecciones, producto de la prisa y la falta de medios con la que contaba en 1973. Por ello, 30 años después, volvió a grabar nota por nota el disco entero. Aunque aparecía dividido en pistas, la estructura es exactamente la misma y las variaciones son mínimas, si bien el sonido resultaba mucho claro, lo que según algunos fans le quitaba parte del encanto a la obra. De cualquier forma, este álbum demostró la vigencia de ese sonido y del virtuosismo de Oldfield a la guitarra.

Y llega 2005, tras un nuevo encuentro con los videojuegos con la segunda parte de Music-VR: Maestro, nuestro artista cambia de compañía y ficha por Universal. Como estreno publica Light+Shade, un doble álbum compuesto por un disco de estilo chill-out: Ligth, muy al estilo de Tres Lunas, y uno de tipo más dance: Shade, donde realiza todo tipo de experimentos con técnicas de la música electrónica. Aún siendo de una calidad superior a Tres Lunas, ese estilo de Oldfield no llega a cuajar y las ventas no son muy buenas. De todas maneras caben destacar algunos temas como Tears for an angel.

En 2006 se publica un triple álbum recopilatorio titulado The Platinum Collection, en el intento de englobar 32 años de carrera en 3 CD's. Ya a finales de ese mismo año Mike es llamado desde Nokia Night of the Proms para realizar unos conciertos en este gran festival por Alemania, junto con artistas como John Miles, Mike viaja desde Inglaterra para dar esos conciertos como protagonista principal realizando varios mini conciertos durante una larga semana.

Ya en 2007 Mike saca su autobiografía: Changeling, y nada más publicar este libro a Mike se le da la posibilidad de volver a España junto a Nokia Night of the Proms de nuevo, esta vez tan solo dos conciertos los días 30 en Valencia y 31 de marzo en Madrid junto a Ana Torroja y demás grupos, que, tras varias semanas de intriga, se confirma.

Mike Oldfield manifestó en 2007, en numerosas entrevistas promocionales del recopilatorio anterior, que estaba trabajando para que su próxima obra fuera instrumental "a la antigua usanza", dividida en secciones, con instrumentos reales, más que los múltiples samplers de sus últimas obras. El proyecto se llama Music of the spheres. Obra de corte clásico, con la colaboración de Karl Jenkins (Adiemus) y en el que Oldfield toca guitarra española y acústica, y piano. El disco fue grabado en Abbey Road Studios en Londres, por Oldfield y Jenkins en junio de 2007.

En un principio el disco iba a ser publicado en noviembre de 2007, sin embargo problemas personales (su esposa estaba embarazada) retrasaron la fecha hasta enero de 2008, y luego a marzo de 2008. La razón del nuevo retraso es poder promocionar debidamente el álbum, cosa que Oldfield no quiso hacer hasta que hubiera pasado algún tiempo desde el nacimiento de su nuevo hijo. Aún con la fecha de lanzamiento algo lejana, en septiembre de 2007 el disco ya estaba disponible en diversas redes de intercambio.

Finalmente, Mike Oldfield estrenaría su nuevo álbum Music of the Spheres el 7 de marzo de 2008 en el atrio del Museo Guggenheim de Bilbao. Este concierto, en el que tocó junto a la Orquesta Sinfónica de Euskadi y la Sociedad Coral de Bilbao, sirvió como estreno mundial del disco. El concierto, cerrado al público, se grabó y estuvo disponible en Internet, a partir de la siguiente semana a su presentación, a través del iTunes de Apple. Junto a la guitarra de Oldfield, tocaron en el atrio 112 músicos y un coro formado sólo por mujeres. Universal Music tiene intención de lanzar el álbum en CD, y, por primera vez, en una unidad USB. El álbum, al igual que otros trabajos puramente instrumentales como Tubular bells, Tubular bells II u Ommadawn, está compuesto por dos partes de más de 20 minutos de duración cada una.


Canciones recomendadas:

The song of the sun, Celtic rain, The hero, Women of Ireland, The voyager, Dark island, Flower of the forest, Mont St. Michel (Voyager)

The source of secrets, Jewel in the crown, Outcast, The inner child, Man in the rain, The top on the morning, Moonwatch, Secrets, Far above the clouds (Tubular bells III)

Cochise, Summit day, Four winds, Enigmatism, Out of mind (Guitars)

Peace on Earth, Santa Maria, Sunlight shining through cloud, The Doge's palace, Lake Constance, Broad sunlit uploads, Amber light, The millenium bell (The millenium bell)

No man's land, Return to the origin, Viper, Turtle island, To be free, Daydream, Thou art in heaven, Sirius (Tr3s Lunas)

Introduction, Finale, Harmonics, Ambient guitars, The sailor's hornpipe (Tubular bells 2003)

Angelique, Blackbird, First steps, Our father, Quicksilver, Slipstream, Surfing, Tears of an angel, Nightshade (Light + Shade)

Harbinger, Silhouette, The tempest, On my heart, Aurora, Musica universalis (Music of the spheres)

Vídeos:

Celtic rain, ideal para días tristones y lluviosos como éste, del álbum Voyager:

Celtic rain - Mike Oldfield

Secrets y Far above the clouds, las canciones que cierran a ritmo trepidante Tubular bells III, en directo:

Secrets + Far above the clouds - Mike Oldfield

Cochise, de Guitars, con imágenes de lobos:

Cochise - Mike Oldfield

The millennium bell, la canción que "recopila" todo el álbum del mismo nombre:

The millennium bell - Mike Oldfield

Turtle island, de Tr3s lunas, con imágenes ornitológicas que harían las delicias de mis amigos Pau, Ferran y Ricard:

Turtle island - Mike Oldfield

Y del reciente Music of the spheres, la que abre el álbum, Harbinger, con imágenes del firmamento, y Aurora, en plan karaoke con traducción del latín al castellano, y bonitas imágenes de nuestro norte geográfico terrestre:

Harbinger - Mike Oldfield

Aurora - Mike Oldfield