viernes, octubre 24, 2008

NANDO

Fernando Martínez Perales, Nando, fue el inmediato antecedente de Mendieta en el València CF. Centrocampista, rubio, zurdo, pequeño, de buen trato con el balón, auténtico correcaminos entre las dos áreas, que desbordaba más a base de furia que de técnica, aunque le costaba levantar la cabeza para optimizar la circulación del balón.

Fue fichado muy joven del Levante UD a instancias de Alfredo di Stefano, al que agradaban los jugadores correosos que se entregaban en el césped, y rápidamente se hizo hueco en la plantilla recién retornada a . Pronto se haría imprescindible en aquel equipo joven que llegó, sufrió, y finalmente subcampeonó.

Con la llegada de Víctor Espárrago, el uruguayo intentó pegarlo a la cal, pero el chaval, que parecía gustarle menos la cal que al detergente Calgonit, se escoraba más al centro que los líquidos por el pecho de Paula Vázquez.

Llamado a la Selección contra Portugal, simultaneó más el banquillo de inicio, y asumió el papel de reactivo para los momentos difíciles del partido. Uno de ellos fue aquella orgásmica remontada al Madrid en Liga del 91/92 en los últimos cinco minutos, con entradas como puñales por la banda izquierda para que Fernando y Roberto definiesen ante el delirio valencianista (y barcelonista, que el Madrid llevaba entonces una cómoda ventaja, que dilapidó en las últimas jornadas, para que Buyo tinerfeñease la Liga).

Arsenio Iglesias lo fichó para su Superdepor, siendo reciclado como lateral izquierdo, donde cumplió con creces, siendo el mejor en su puesto durante varios años, adueñándose de su carril a base de velocidad, autoridad, aplomo y precisión. Precisamente fue él quien provocó el famoso penalti de Serer que luego riazoreó Djukic (más que paró JL González). Cuando su gasolina empezó a escasear, recaló en el Sevilla, donde rindió bastante bien.

Actualmente juega con el equipo de Veteranos del València CF.

Foto: www.ciberche.com