lunes, abril 20, 2009

ANTONIO BRU PRIETO

Me perdonaréis si esta semana no publico la biografía musical habitual, pero creo que lo vais a comprender perfectamente. Mi padre, tras un mes de grave enfermedad, falleció ayer dia 19. Ha sido un mes muy duro para toda la familia, y ha añadido tensiones a nuestra vida diaria, a la vez que ha afirmado nuestra fraternidad desmembrada los ultimos años. Lo cierto es que mi padre ha luchado con todas sus fuerzas hasta el final, pero su mal era grandísimo y su organismo no podía aguantar un castigo tan prolongado.

Cuando un hijo deja su casa paterna, en cierto modo algo se muere. Las coordenadas de referencia cambian súbitamente y las preferencias varían inevitablemente. Hacía ya 20 años que dejé mi domicilio paternal para fundar el mío propio con un proyecto a largo plazo. Además, poco después mis padres se trasladaron a Alicante a vivir esa vida que siempre estuvo subyugada a la crianza de sus hijos. Con el tiempo empezaron a llegar los achaques, y en sólo 3 años un bajón impresionante y acelerado. Desde hacía un año ya no hablaba ni nos conocía, pero hemos intentado darle el calor que necesitaba.

Si pudiera definir a mi padre, lo haría con la palabra BUENO. Mi padre era una muy buena persona. Era imposible enfadarse con él. Nunca quería molestar más de lo estrictamente necesario, nos inculcó constantemente el respeto y la tolerancia hacia los demás, y fue un profesional atípico, pues siempre dijo que hay que agotar el diálogo antes que actuar. Respetó todas nuestras decisiones aunque no terminase de estar de acuerdo, pero pensaba que lo que sus hijos pensaban estaba bien, y nos dejaba independencia en nuestras iniciativas. Dicen que yo soy el hijo que más se parece a él, seguramente porque siempre he querido parecerme a él.

Para mí hay un antes y un después de este día. Me hacía falta una referencia. No creo en Dios, pero siempre he creído en mi padre, y desde ahora será mi guía. Estoy seguro que ahí desde donde esté me va a infundir fuerzas cuando lo necesite. Cuando tenga que hacer frente a una situación dura, apelaré a mi padre. Siempre me dijo que estaba muy orgulloso de mí. Pues sí, Papa, yo estoy muy orgulloso de que hayas sido mi progenitor. Muchas gracias por todo lo que me has dado, que ha sido todo lo que tenías.

Y muchas gracias a todas las personas que han colaborado e interesado durante la enfermedad y el velatorio. Y a todas aquellas que se van a interesar en los próximos días por enterarse más tarde, que seguro que habrá muchas. El fin de semana prosigo con mi sección de vídeos de fin de semana.

Como homenaje, linqueo un primer vídeo sobre la vida de mi padre, y el segundo un reconocimiento a ese gran amor que se han tenido Antonio Bru y Carmen Litrán, inseparables desde el primer al último momento. Un amor de los que ya no existen hoy en día.

EDITADO 22-10-2009: Ya está actualizado el vídeo nº 2 con dos canciones cantadas por mis padres:

video

video

7 comentarios:

Little dijo...

Lo siento JL. Un abrazo.

Un rincón apartado dijo...

Lo siento mucho, de verdad. Un abrazo muy fuerte.

José Ricardo

pinxo dijo...

Vaya! Lo siento JL

Cuando quieras recuperamos esas cintas.

Saludos.

Pkdor dijo...

Ánimo amigo.

Hikikomori dijo...

Soy de los que se enteraron tarde. Y es una lástima, porque hubiera podido acompañarte en esos momentos en los que se echa de menos una cara amiga. Te acompaño en el sentimiento y admiro tu valor y tu entereza para compartir con todo el mundo unas imágenes entrañables en un día tan señalado como es hoy (bueno, como fue ayer). Ánimo, compañero, y un fuerte abrazo.

corsariosinrostro dijo...

Mi más sincero y sentido pésame. Un abrazo.

PEDRO dijo...

Lamentable perdida, siempre, la de un padre, referente en nuestras vidas, como el ejemplo, a veces tardío, a veces, temprano a seguir. Siento tu dolor y te acompaño como seguidor desconocido, en estos dificiles momentos